miércoles, 29 de diciembre de 2010

¿Cuál es el momento para iniciar mi propio emprendimiento?

wpid-businesspeoplejumping.jpg (300×300)
Dicen que el momento de “dar el salto a la independencia” viene desde el corazón, se da cuando aparece una oportunidad, hay quienes afirman que cuando llega el momento es imposible hacer oídos sordos, en fin, cada cual tiene su propia teoría sobre cual es el momento indicado para aventurarse a emprender.

Muchos tenemos esa idea de iniciar nuestro propio negocio, formar una empresa o ser independientes. Este, es un tema recurrente en las reuniones entre estudiantes de económicas, muchas veces empieza con un “algo tenemos que hacer!” y se pierden tardes y noches evaluando posibilidades, charlando, tirando ideas, pero la verdad es que es muy difícil decidirse a empezar, hay que saber encontrar el momento, tenerse confianza, estar listo para enfrentar desafíos diarios y en muchas oportunidades estar dispuesto a esperar bastante tiempo antes de poder ver los frutos de tamaño esfuerzo.

Luego de investigar sobre el tema encontré una lista de preguntas a la cual todo emprendedor debiera tener respuesta antes de decidir emprender.

¿Qué quiero hacer?

Qué proyecto de negocio tenemos. Ya sea porque se nos ocurrió una idea innovadora, porque encontramos un servicio existente el cual creemos que se puede mejorar, satisfacer nuevas necesidades o hasta la posibilidad de importar modelos de negocio de otros países y aplicarlos localmente. Cualquiera sea el caso es muy importante definir claramente que quiero hacer.

¿Quién va a formar parte del proyecto?

Este punto es fundamental y donde hay que tener especial cuidado. Antes de incorporar gente a nuestro proyecto debemos tener en claro si realmente es la adecuada, si complementamos habilidades, si podemos trabajar juntos, hay una conocida máxima de evaluación de proyectos que dice: Un proyecto B con un equipo A vale más que un proyecto A con un equipo B. Esto refleja importancia del equipo emprendedor, como se complementa, como trabaja, su fortaleza en pasar dificultades, etc. porque al fin y al cabo el principal factor que determinará el éxito o fracaso de un emprendimiento es la gente que lo lleva adelante.

¿Cómo y cuando se va a implementar la idea?

Aquí juego un rol muy importante el plan de negocios donde debemos describir qué estrategias vamos a seguir para llevar nuestra empresa hacia los objetivos fijados. Muchos dicen que el plan de negocios solo sirve para no cumplirse, pero que no lo cumplamos no quiere decir que no sea útil. Saber a donde vamos y como haremos para llegar es fundamental para guiarnos en los momentos difíciles y si sobre la marcha decidimos cambiar de rumbo lo haremos a conciencia y luego de evaluar las diferentes alternativas.

Es muy tranquilizador tener un plan, por más que ese plan diga “durante los próximos 2 meses no se que voy a hacer” suena absurdo, pero saber que uno esta en la tormenta es el primer paso para salir de la misma o para soportarla con templanza.

¿Dónde establecer la empresa?

Ya sabemos qué queremos hacer, con quién y cómo lo vamos a hacer. Ahora hay que decidir dónde iniciar el emprendimiento. Este punto adquiere mayor o menor relevancia dependiendo de que tipo de negocio elijamos. Todo equipo emprendedor debe tener muy en cuenta donde va a a desarrollar sus actividades y porque. Como dato adicional deben saber que existen incubadoras gratuitas para proyectos en etapa inicial.

¿Con qué contamos para empezar?

Cuando las empresas están dando sus primeros pasos demandan gran cantidad de recursos, los emprendedores deben definir previamente hasta cuanto están dispuestos a arriesgar, ya sea en dinero, tiempo, contactos, utilización de recursos, etc.

1 comentario:

  1. Desde hace un tiempo, el último año de la carrera, y con la crisis, ha ido gestándose en mi cabeza la idea de montar un negocio propio. Y aún no ha llegado el momento, pero como bien dices, las cosas van encajando a su debido tiempo. Primero, fue sólo la idea "Tendría que montar una empresa", luego, hablando con un amigo, surgió otra idea "éste podría ser mi socio, trabaja bien, no se arredra ante las dificultades, y tiene las ideas claras... además, piensa que también quiere un negocio propio" y cada día que pasa, voy encajando más piezas. Ya tengo cita para el vivero de empresas de mi ciudad, tengo una idea incipiente (aunque aún falta pulirla), tengo más o menos claro lo que tengo que aprender antes de empezar (informática de sistemas y algo de programación)...

    Lo que intento no tener es miedo. Aunque será natural si lo siento en algún momento. En cualquier caso, me alegro de ver que hay más gente a la que le ocurre lo mismo, que también llevan tiempo madurando una posible idea. ¡Aunque espero que no sea la misma! Un saludo!

    ResponderEliminar