martes, 28 de diciembre de 2010

Gestionar nuestro bien

1241222325Bienes Raices Comerciales enJalisco.jpg (411×273)¿Sabemos gestionar bien nuestro bien? Una empresa que pierde el 10% anual en la explotación de su bien en 10 años se quedará sin nada.

La economía es la ciencia que busca satisfacer las múltiples necesidades del hombre con los  escasos  bienes económicos disponibles. Por eso se la llama la ciencia de la escasez.

Un bien es algo material o inmaterial que satisface un deseo o de una necesidad.

Bien libre el que también los satisface pero que no tiene dueño ni precio, abunda y no requiere un proceso productivo para obtenerlo. Ejemplo: la luz solar. Los bienes económicos o escasos son limitados y su asignación tiene un  procedimiento económico (mercado, racionamiento). El aire es imprescindible  pero muy abundante, por eso no es un bien económico.

Bienes y bienes. La doctrina de la existencia de un Bien Supremo ratifica que “el fin justifica los medios”.  Sostiene que los bienes y las personas pueden sacrificarse para lograr un bien mayor. Lenín dijo: “que mueran los que tengan que morir pero la patria debe vivir”.

El bien común de una sociedad intenta maximizar la utilidad de todos y de cada uno. El bienestar social afirma la calidad de vida brindando el contexto  que da lugar a  la satisfacción.

Hay bienes destinados a satisfacer una necesidad, y otros a satisfacer un deseo. Los primeros son imprescindibles para sobrevivir. Un deseo, por el contrario, es la motivación para comprar cualquier otro bien económico que no sea imprescindible para sobrevivir.

Teorías y teorías. La teoría de la copa derramada de los ricos afirma que también  llena a la copa de los pobres, pero creó ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres.

Inequidad,  pobreza y desempleo son situaciones que apartan a la gente de lo que quieren, producen depresión, falta de entusiasmo y negación de los problemas.

Un país inteligente apuesta por la educación gratuita y brinda igualdad de oportunidades. Finlandia lo hizo. Aplica la  teoría de las inteligencias múltiples para detectar la inteligencia especial de cada niño e introduce su preferencia en los programas de estudio.

La educación es el reflejo de la sociedad en que se vive y el índice Gini que mide la pobreza es bajo allí. Finlandia es 1ra en adelanto tecnológico, lo que alienta a su gente a superarse.

Como comunidad letrada hace de la lectura su hábito de aprender, disfrutar y cultivarse con el factor C –del conocimiento- al que suma la experiencia en el camino a la sabiduría.

Compatibiliza valores republicanos ligados  a lo nacional y social, con valores individuales de  honestidad, lealtad y confianza, para crear una sociedad en la cual se puede ser uno mismo respetando al otro y donde el desarrollo de la persona es el objetivo final de su educación.

Los maltratos de la infancia, inciden en la adultez y en la sociedad. Hay que evitar la pedagogía dura del abuso o del castigo corporal y la pedagogía blanda que en nombre del amor, manipula y extorsiona. Como el niño es el padre del hombre aseguremos el futuro de la humanidad con una educación que armonice el querer y la eficacia con el cerebro y con el corazón.

La escala de valores. En la escala de necesidades, Maslow descubrió  una pirámide: en su base están las de comer y dormir, en el medio las de seguridad presente y  futura, lazos sociales y deseo de ser reconocido. En la cima la autorrealización y la trascendencia. La necesidad  es la madre del invento y hace nacer los  nuevos valores que desarrollan la pirámide.  El sistema educativo latinoamericano no enseña a desarrollar el 90 % dormido del cerebro. Hoy  no importan tanto los recursos – América Latina los tiene y produce sólo el 4% del PBI mundial -.

Los  países modernos o  renovados crecen apostando al capital que se aloja entre las dos orejas y que pesa menos de 1.300 gramos. Si antes prevalecía la fuerza bruta, hoy el músculo es el cerebro. EEUU se hizo  grande porque vinculó ciencia, tecnología y producción, no recortó sus inversiones e  importó cerebros. Un tercio de sus premios Nobel son americanos por adopción.

La imaginación al poder. Imagine que se inventa La Fábrica de ricos – la de pobres ya fue inventada- . Sería el triunfo final del capitalismo porque crearía actores capaces en lugar  de excluidos, permitiendo a los ganadores disfrutar material y moralmente del éxito.

Nadie piensa en la vejez ni en la obsolescencia de su trabajo. Pero si lo hiciera aceptaría de inmediato inyectar  la fuerza, el entusiasmo y la energía de quienes quieren progresar.

Los que han triunfado deben ser  coaches: actuando  como modelos, aportando valores antiguos de verdad, sabiduría y otros modernos como  ciencia y  solidaridad.

El camino al infierno está sembrado de buenas intenciones pero si los que enseñan son los triunfadores, transmiten  su mensaje: “a tener éxito también se aprende”. En Finlandia las estrellas sociales no son los ricos y famosos sino los maestros.

Para Tom Peters, ” la premisa de primero formar” debe centrarse en las capacidades primordiales.  Pareto mostró que un 20% de los factores producen el 80% de los resultados

Gestionar su bien. Después de este recorrido por la economía, la administración y la educación llegamos a la conclusión que un bien no sólo es un capital físico, tan valioso como él son el capital intelectual y el capital social.

La economía del conocimiento valorizó la gestión del bien principal que es el empowerment o poder interior e incluye lo espiritual -que resalta la misión en la vida- y  la ética -en la apropiación y en el uso de todos los bienes-.

El bien más importante es conocerse a sí mismo ya que para alcanzar la felicidad hay que saber lo que se quiere y luego conseguirlo.  El poder inteligente es querer con eficacia.

Para lograrlo convertir el espíritu en materia, el proceso comienza con  la fuerza espiritual y se potencia con la inteligencia emocional en el disfrute de la acción, la imaginación que supera los obstáculos,  el planeamiento que lleva las ideas a la práctica, la ejecución que armoniza los planes con las acciones y el control para corregir las diferencias entre objetivos y resultados.

Sincronizando la gestión del bien con el marketing para detectar  el mercado se unen los procesos de crear valor, comunicarlo y entregarlo al cliente. Hay muchas teorías sobre la atención ideal.  Administrar es conseguir que se hagan las cosas y relaciones públicas es hacerlo bien y hacerlo conocer. Para que el bien luzca hay que saber hacer las cosas bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario