lunes, 6 de diciembre de 2010

Las 4 dimensiones de la personalidad emprendedora

En el camino requerido para llegar desde una hoja en blanco hasta un negocio exitoso a largo plazo, existen cuatro dimensiones  de  la  personalidad  del  emprendedor,  que  necesitan surgir en las distintas etapas consecutivas.

1.- El soñador

La dimensión de El soñador es la que convierte una hoja en blanco en una idea de negocio.

Dentro del contexto de volverse un emprendedor, soñar no es un evento único. Está claro que hay ciertos eventos que pueden encender  la  chispa,  pero  por  lo  general  se  necesita  una reacción en cadena. El efecto dominó puede pasar estas fases:

1. El despertar: hallar alguna actividad que estimula nuestra mente porque vemos una oportunidad que nunca habíamos visto. El despertar tiene lugar cuando sentimos repentinamente que hay un nuevo camino por el que queremos pasear. Esto tiene que ver con descubrir una oportunidad nueva y fresca.

2. La concientización: cuando sentimos que estamos en presencia de algo grande e importante. A veces, tenemos que hacer una pausa y dar uno o dos pasos hacia atrás para poder ver con claridad lo que está sucediendo. Nuestro interés se activa cuando nos damos cuenta de que hay una gran oportunidad.

3. La reacción negativa: que siempre surge cuando nuestra mente lógica comienza a cuestionar lo que acaba de proponer nuestra imaginación. La parte soñadora de nuestro cerebro puede pensar sin limitaciones; esto le preocupa a la parte lógica del cerebro porque quiere evitar cualquier vergüenza. Siempre que tengamos una nueva idea desataremos cierto conflicto interno. Debemos prepararnos para dicho conflicto y concentrarnos en seguir adelante.

4. El sueño impersonal: en vez de preocuparnos por lo que queremos, empezamos a ver nuestros futuros clientes y a establecer  cómo  los  podemos  satisfacer  mejor.  Debemos dejar de lado nuestros intereses personales en favor de satisfacer las necesidades del cliente.

5. La  epifanía: el choque  repentino  que  sentimos  cuando visualizamos lo que producirá nuestra idea cuando esté desarrollada e inserta en un sistema que funcionará independientemente de las personas que estén involucradas.

Lo importante es que los emprendedores sueñen con cambiar el mundo y después conviertan las buenas intenciones en resultados sólidos. Esto nunca es el resultado del ocio o de un día de ensueño. La idea debe pasar por las cinco fases antes mencionadas. Es más una montaña rusa que un bombillo que de repente se nos enciende en la mente. Las ideas comerciales viables parecieran cobrar una vida propia independiente de su creador. Los sueños inspiran pasiones y los emprendedores trabajan para que dichas pasiones funcionen.

2.- El pensador

El pensador tomar los sueños en bruto y determina exactamente qué se debe hacer para que suceda todo lo que se desea. Hace un plan para que todas las piezas encajen; convierte una “gran idea” en un “concepto útil” o “gran realidad”.

El proceso de tomar un sueño y darle una forma más manejable está formado por los siguientes pasos:

6. Dividir la idea en sus partes constitutivas: para determinar cómo se puede mejorar cada parte del sueño. Una vez que hayamos revisado todos los detalles, podremos recomponer la idea y ver si mejoró. En este proceso de dividir y recomponer la idea se involucran tanto la mente creativa como la lógica. Esto permite establecer los asuntos que tendremos que tomar en cuenta más adelante:

    * ¿Qué hará este nuevo negocio?
    * ¿Cómo le dará valor a los clientes?
    * ¿Qué productos y servicios ofreceremos?
    * ¿Por qué ofreceremos estos en particular?
    * ¿Cómo ganará dinero la empresa?
    * ¿Qué otras personas estarán involucradas?
    * ¿Qué tipo de personas deben ocuparse de la gerencia?
    * ¿Por qué esta idea es mejor que las alternativas existentes?
    * ¿Nuestra ventaja competitiva es sostenible?
    * ¿Qué modelo de éxito debemos emular?

7. Empezar a hablar con los posibles clientes: para calibrar la reacción inicial de los mismos. Esto nos permitirá establecer si realmente estamos ofreciendo una solución por la que alguien estará dispuesto a pagarnos. Hablar con los posibles clientes nos permitirá, además, redondear la idea de modo que sea aún más viable. Por otra parte, entrar en contacto con los posibles clientes nos permitirá establecer todo aquello con lo que tendremos que lidiar para satisfacerlos. Es importante que anotemos todo a medida que se nos vayan ocurriendo nuevas ideas.

8. Ser más específicos: a medida que la idea se desarrolla y estructura más. Toda idea en bruto es necesariamente vaga y maleable. A medida que se estructura más, comienza a cobrar su propia vida. La inspiración comenzará a cederle el paso a los sistemas y estructuras. Es importante empezar a trabajar en detalles más específicos. De nuevo, es importante que los escribamos todo.

9. Desarrollar un modelo de negocios adecuado: porque este es el corazón de toda compañía exitosa. Un modelo de negocios no tiene que ser complicado para ser bueno. Basta con determinar cómo produciremos dinero. No es necesario crear un nuevo modelo de negocios. Basta con que este sea lo suficientemente sólido como para convencernos de que nuestra idea es viable. El modelo de negocios debe responder satisfactoriamente la pregunta: “¿Cómo lograremos esto?”

El modelo de negocios que escojamos determinará luego las subsiguientes decisiones que debemos tomar. Cuando escogemos un modelo de negocios cambiamos nuestras perspectivas lo sepamos o no, pues significa que nos concentraremos en un tipo de cliente y no en otro. Además, nos permite concentrarnos en un segmento del mercado. Los grandes negocios dependen de modelos de negocios sólidos. La fortaleza o debilidad de la idea inicial dependerá de nuestra determinación de hacer las cosas mejor que los demás. Las buenas ideas se fortalecen por medio de un modelo de negocios viable.

3.- El cuentacuentos

Con el fin de obtener la ayuda de la gente que necesitaremos para que el negocio crezca, tendremos que asumir el papel de cuentacuentos. Esto no tiene que ver con una habilidad natural, sino con saber comunicar y motivar. El cuentacuentos captura tanto la esencia del sueño como la explicación del pensador, y los presenta en un cuento fascinante que atrae a la gente.

En cierto sentido, contar cuentos es un arte en sí mismo. Pero desde la perspectiva del emprendedor, contar cuentos implica tres elementos:

10. Comenzar por decir quiénes somos y qué queremos: nuestro objetivo es ser emprendedores. Sólo cuando definamos nuestro propósito en términos vívidos y resaltemos la importancia de lo que estamos haciendo, podremos hablar sobre el influjo que queremos crear en el mundo. Esto atraerá a la gente porque nos estamos dedicando a algo novedoso. Todo el mundo quiere marcar una diferencia en este mundo. Esto es parte de la psique humana. Cuando la gente conozca nuestro objetivo, quedará prendada de un drama en desarrollo.

11. Expandir y elaborar la historia subyacente:  debemos actuar no como censores sino como guías. Permitamos que la importancia del cuento crezca a medida que se lo contamos a más gente. En este sentido, debemos aprovechar cualquier oportunidad para contar el cuento. Los psicólogos han descubierto que las personas se convierten en aquello en lo que más piensan. Esto acelera la posibilidad de llegar a nuestra meta. Es preciso que sigamos visualizando el cuento hasta que se vuelva el centro de nuestra atención.

12. Desarrollar el cuento a medida que aprendemos más: esto supone que nos comprometamos a crear una historia realmente interesante. Debemos recordar siempre que estamos en la silla del conductor. El soñador, el pensador, el cuentacuentos y el líder dependen de que estemos convencidos de poder hacer algo valioso. Para poder llevar a cabo nuestra misión en esta vida, alguien tiene que aceptar finalmente la responsabalidad de hacer lo necesario, y esa persona no es otra que nosotros mismos. Debemos lograr que suceda lo correcto.

4.- El líder

Una vez que el soñador, el pensador y el cuentacuentos hayan hecho su tarea, es hora de que el líder tome las riendas. Tal vez suene paradójico hablar de liderazgo antes de que siquiera exista la empresa, pero la idea original nunca se hará realidad sin un líder.

Un buen líder:

    * Está comprometido con el sueño, la visión y el objetivo.
    * Tiene la tenacidad para continuar.
    * Es capaz de crear estándares operativos claros.
    * Tiene la habilidad de atraer otras personas valiosas.
    * Encarna todos los valores y estándares deseados.

Además, el líder de una nueva empresa:

    * Sabe producir resultados con poco o ningún capital.
    * Sabe producir resultados con poca información.
    * Sabe producir resultados sin mayor experiencia.
    * Estará feliz de hacer lo que otros consideran imposible.
    * Será capaz de inspirar a los demás.
    * Es capaz de liderar sin disminuir a los demás.
    * Sabe comunicarse bien.
    * Es capaz de reproducir el éxito una y otra vez.
    * Aprende y resurge del fracaso.

Los  líderes  son  vitales  para  establecer  un  nuevo  negocio porque estos desarrollan y luego llevan a cabo los planes de acción formales que se requerirán para echar a andar el proyecto. De nuevo, aquí entra en juego un efecto dominó. Será preciso trabajar en ocho fases:

13. Escoger al líder es una de las decisiones más importantes: porque este estará a cargo de todo el futuro financiero y creativo de la empresa. Nuestro futuro dependerá de la gente que contrate el líder. Por tanto, necesitamos un líder que no sólo esté de acuerdo con nuestro sueño, visión y propósito sino que se esté cautivado por estos elementos.

Si  queremos  asumir  el  papel  de  líderes  nosotros  mismos, debemos asegurarnos de que tenemos lo que hace falta:

    * Destrezas  administrativas:  manejo  de  libros  contables, informes financieros, flujo de caja, control de gastos, etc.
    * Destrezas sociales: la capacidad de atraer y retener a gente de primera, que pueda trabajar según los mayores estándares de calidad.
    * Conocimientos de marketing.
    * Profundo conocimiento de los principales clientes de la empresa.
    * Capacidad de crear un plan y luego implementarlo.

14. Permitamos que el líder comience a desarrollar el ADN de la empresa: el ADN de la empresa está constituido por los sistemas que se pueden reproducir:

    * Una unidad operativa autosuficiente que genere sus propios clientes potenciales, cierre las ventas y luego se ocupe de las órdenes.
    * Un sistema gerencial que le permita al líder monitorear, controlar y mejorar las prácticas comerciales.
    * Un sistema empresarial que pueda congregar la producción de varias unidades comerciales, así como aplicar las mejores prácticas que surjan a lo largo de toda la compañía.

Todos estos sistemas deben estar documentados, para que puedan ser refinados y reproducidos en el futuro.

15. Dar los primeros pasos: debemos tomar en cuenta que nadie ha hecho lo que queremos empezar a hacer. Así que debemos permitirle al líder que dé los primeros pasos junto a nosotros.

16. Establecer la fecha en que estará listo el primer prototipo: obviamente, mientras antes, mejor. El líder debe crear un pequeño presupuesto para lanzar una primera versión de lo que queremos ofrecer a los clientes. El prototipo no tendrá todas las características que quisiéramos, pero debe tener lo suficiente   como   para   confirmar   que   existe   una   demanda. Además, debe demostrar que la nueva empresa será rentable.

17. Aplicar la imaginación a la ejecución: esta es la clave para desatar el poder y la vitalidad de nuestra mentalidad empresarial. En esta etapa, nuestra imaginación será el corazón de la empresa. Debemos inyectarle cada vez más energía y pasión al negocio.

18. Permitamos que la misión se revele por sí misma: en otras palabras, dejemos de lado todos los malentendidos y enfrentemos todos los detalles necesarios para entrar al mercado.

Muchos expertos trataran de recordarnos constantemente aquello que no se puede hacer. Pero debemos recordar que no es necesario tener experiencia comercial para inventar un nuevo negocio. Si tenemos un sueño, una visión y un propósito, la misión se revelará por sí misma. Debemos despertar el emprendedor que llevamos dentro.

19. Permitamos que la empresa cobre su propia vida: debemos insistir hasta que no haya salida. En algún momento la idea cobrará su propia fuerza vital. Llegará un punto en el que todo  el  mundo  se  lo  empezará a tomar en serio.  En  los negocios, esto se suele llamar “masa crítica”. Esta marca un “punto de no retorno” porque una vez que la empresa cobra vida propia, nada la detendrá. El negocio funcionará tal cual lo visualizamos estemos involucrados o no.

20. Hacerse a un lado y permitir que las exclusas se abran: permitamos  que  la  empresa  haga  aquello  para  lo  que fue creada.

1 comentario:

  1. Hay un aspecto que se deja de lado de la mentalidad emprendedora y es su participación política.

    El sistema es producto de la conciencia colectiva, ya sea a favor o en contra, existe porque lo hemos creado, aunque se ha escapado de nuestras manos, la única manera de mejorarlo es participando como ciudadano y no negar nuestros derechos y obligaciones como tales, el sistema es el resultado de lo que todos creemos, tenemos que manifestarnos en todos los aspectos.

    La indiferencia y aceptación del status quo sin desafiarlo, aparentemente es la posición más confortable que elige la mayoría, ¿Es lo más saludable esperar que la solución la den otros? ¿Regirse por las opiniones de”Los expertos”, que “saben cómo acomodarle el mundo”, sin tener que pensar por uno mismo ni tener ideas propias?

    Entonces, finalmente el problema se reduce a desarrollar una conciencia propia, legítima, original e individual, porque la comunidad es la reunión de individuos y sin individuos no existe comunidad, la comunidad como entidad no piensa, los que piensan son los individuos que la conforman, las creencias colectivas, son el resultado de las creencias individuales.

    El problema es que damos mayor valor a la conciencia colectiva que a nuestra conciencia individual y al final somos marionetas en la mano de algunos que se autoproclaman representantes de la voluntad popular.

    No basta con pagar los impuestos que son extorsionados para mover la sobre-pesada administración pública para recortar las libertades del ciudadano; hay que participar en la constitución, desarrollo y control del gobierno sin partidos políticos, caso contrario se desboca, no puede sentarse cómodamente en el carruaje con los caballos desbocados sin control, si pone a alguien a controlarlos, tiene que decirle adonde quieres ir, caso contrario le llevará adonde no quiera llegar.

    ResponderEliminar