miércoles, 30 de marzo de 2011

¿Eres emprendedor? Tu momento es hoy

caype-408.jpg (300×300)
Que la situación económica española no es nada halagüeña es de sobra co­no­cido por todos. Pero que, a pesar de ello, en España siguen habiendo emprendedores que, contra viento y marea, están tratando de llevar sus proyectos adelante, no aparece tanto en los medios de comunicación. Y deberían ser ellos, los que protagonizaran más de un reportaje, porque, al fin y al cabo, en buena medida depende de ellos que España salga fortalecida de esta crisis. Y es por ello que deberían de contar con todo el apoyo que les puedan dar quienes les rodean.
Ser emprendedor nunca ha sido fácil y menos en un país en el que siempre ha primado la seguridad frente al riesgo y cuya  masa de población en edad activa siempre ha preferido ser empleado, ya sea de la administración pública o de la empresa privada, aunque el gran público suele preferir a la primera.
Sin embargo, a lo largo de nuestra historia encontramos numerosos inventos que demuestran la búsqueda incesante de nuevas ideas y proyectos de unos pocos, pero que sirvieron para cambiar la vida de mu­chos. Y, afortunadamente, cada vez son más los emprendedores en Es­pa­ña.
A las innovaciones que a todos se nos vienen a la cabeza de la fregona o el chupa-chups, habría que añadir algunas curiosas como el cigarillo, el submarino de Isaac Peral, el arcabuz, la navaja, la grapadora de sobremesa o el laringoscopio.
“Emprender es atreverse a crear un mun­do propio, saltar al vacío y en­frentarse a un entorno en el que pareces estar predestinado a otra cosa”,  así lo define Alejandro Suárez, em­pren­dedor e inversor, en su libro ‘Ha llegado la hora de montar tu empresa’, en el que da las claves de porqué ahora es el momento y de cómo se comporta el emprendedor español, así como alguno de sus secretos sobre empresa que ha ido cosechando a lo largo de su larga trayectoria como emprendedor.
Ante tal definición parece obvio que ser emprendedor sólo es para valientes. Con motivo de su libro Empresa y Finanzas quiso analizar con él las claves del emprendedurismo en España y a qué retos se enfrente en la actualidad. Suárez tiene claro el papel al que se enfrenta diariamente uno de estos iluminados que dedicen llevar a cabo su idea y crear un negocio: “emprender es un riesgo en sí mismo, prescindir de una nómina a final de mes y tener que crear algo que depende de tu habilidad o de tus facultades para hacerlos no es fácil. Emprender tiene dos palabras que van intrínsecamente unidas, una es el riesgo y otra el esfuerzo.
Pero, ¿a qué riesgos se enfrenta el emprendedor de hoy en día?
Dichosa financiación
¿Cómo voy a llevar a cabo esto? ¿De dónde voy a sacer el dinero para hacerlo? Son las preguntas con las que se desayunan los empresarios españoles cada mañana. Y es que el acceso a la financiación está siendo una lacra para llevar a cabo sus iniciativas.
Aún así, Alejandro Suárez cree que existen muchas alternativas y que que para los buenos proyectos e ideas siempre hay dinero. Sin embargo, da la sensación que ese dinero está muy escondido: “para proyectos que son escalables y tienen recorrido y futuro siempre hay dinero. De hecho, yo como inversor privado  que participo en seis compañías hecho en falta proyectos que sean ambiciosos”, comenta el autor.
Ante la problemática de la financiación se hizo una gran campaña desde las administraciones públicas sobre la financiación que éstas podían reportar, haciendo gran hincipié en las línes de préstamos ofertadas por el Instituto de Crédito Oficial. Unas líneas que se han visto como la panacea para los pequeños pero que en realidad se han constatado como algo bien distinto, al no llegar dicha financiación a quienes realmente la necesitan.
“Los créditos ICO realmente no están funcionando. Han sacado la Línea ICO Directo para poder gestionar con la entidad directamente, pero la realidad es que al pequeño empresario no le llegan esos cientos de millones que se dice que se están repartiendo ya que se están rechazando más del 70% de los préstamos solicitados a esta línea de créditos ICO. Realmente el dinero sí que lo están dando pero a gente que tiene grandes empresas con un patrimonio muy estable y, que en muchos casos, ni siquiera necesitan financiación pero la están cogiendo ante un temor sectorial o, simplemente, porque es más barata que la financiación a la que suele poder acceder. La realidad es que los bancos no están ni se les espera, al menos próximamente, y el ICO yo creo que es la gran entidad perjudicada en este crisis, sobre todo a nivel de imagen, porque todos los empresarios y todos los autónomos  nos hemos dado cuenta que realmente es un paripé y un ejemplo son los 250 millones de euros concedidos en préstamo a ACS. Es más fácil creen en esos 250 millones que en 10.000 que le pueda dar al empresario raso. Esto no tiene ningún sentido”, afirma tajantemente el propio Alejandro Suárez.
Por tanto, ¿esto no desmotiva al emprendedor o el que es emprendedor sigue adelante, se tropieza con la primera piedra, se levante y sigue trabajando por el mañana? “La financiación es un problema y el emprendedor siempre buscar fórmulas para sacar adelante esta cuestión. Ya se las arregla para ir con su idea y su producto a donde cree que hay dinero y le puedan financiar. Si que es cierto que a algunos emprendedores les puede de alguna manera desesperar, pero también es cierto que cuando los proyectos son buenos, los mismos emprendedores encuentran generalmente un inversor que es el que les ayuda a encontrar financiación. Creo que esto no debería de desanimarles.”
Como dato, indica Suárez, hace diez años la situación era peor que la actual, tanto a nivel crediticio, como a nivel de ayudas institucionales, y ahora somos un país que, por mucho que nos quejemos de ellas y las condiciones no sean las más apropiadas, “ha mejorado mucho en este sentido y tiene muchas posibilidades de ayuda y muchas más facilidades de las que existían hace 10 años, con lo cual ser emprendedor es completamente factible, lo que no significa que sea fácil”.
¿Por qué ahora?
El libro de Alejandro Suárez, que bien debería de ser el libro de cabecera para muchos de los que se están planteando abrir sus miras y perseguir su sueño de montar su propio negocio se titula “Ha llegado la hora de montar tu empresa” y, precisamente, la duda que surge es ¿realmente es este el momento ideal para montar un negocio con la situación económica que nos rodea?
“Precisamente esa es la razón de ha­cerlo. Estamos en un momento muy duro con 4.700.000 parados y un porcentaje muy importante de esa gente no va a encontrar trabajo en los próximo años ya que para regenerar esos puestos de trabajo se va a necesitar mucho tiempo y simplemente por la razón de depender de uno mis­mo, ahora es un muy buen mo­mento para montar una empresa al margen de que hay más ayudas y más estímulos de la Administración ahora mis­mo que nunca en los últimos años pa­ra poder crear una empresa o para buscarse un autoempleo, simplemente”, afirma Suárez.

Los datos parecen acompañar esta tesis ya que según el último Radar Axesor publicado correspondiente al mes de febrero. La creación de em­presas en España creció un 10,78% en el mes de febrero por segundo mes consecutivo, con 7.758 nuevas compañías, rompiendo la tendencia negativa de los últimos tres años.
A pesar de esto, las bajas y ceses de actividad de empresas también crecieron en febrero un 15,89%, alcanzando a 12.310 sociedades. Por nú­me­ro de empresas, las PYMES han si­do el colectivo más afectado por las ba­jas, sin embargo, en términos relativos este dato se ha incrementado un 15,87% respecto a febrero de 2010, casi la mitad que las grandes empresas que desaparecen un 31,10% más. El número total de sociedades activas en España asciende a 1.395.238.
Los datos por regiones son dispares. Mientras que la creación de empresas creció en febrero un 71,11% en Canarias, un 51,61% en Cantabria o un 31,97% en Galicia, Navarra registró una caída del 20%, Asturias del 7,32% y Castilla La Mancha del 7,06%.
Las dos principales regiones em­pre­sariales de España (Cataluña y Co­munidad de Madrid) incrementan el número de nuevas sociedades creadas en un 22,59% y un 4,20%, respectivamente. De hecho, las dos provincias españolas que han liderado la creación empresarial son Madrid con 1.662 nuevas sociedades y Barcelona con 1.074. Les siguen de lejos V­a­len­cia con 392, Málaga con 328, Alicante y Sevilla con 316 y 314 respectivamente.

lunes, 28 de marzo de 2011

Freelance o autónomo: es lo mismo

Dentro de los neologismos que recogemos tirados de la basura de otras culturas están muy de moda algunos como: “freelance” o “community manager” a este último le podemos atribuir treinta y cuatro millones de webs asociadas según Google y no es más que aquel que lee un CRM. El otro, “freelance” o “autónomo”, es lo mismo.

Pero, ¿”freelance” lo usamos como préstamo lingüístico o por necesidad? ¿Podemos decir que actualmente ser “freelance” es una necesidad para trabajar? El profesional autónomo siempre existió. Ahora lo vemos como aquel que tiene uno o más trabajos y cuenta con oficinas ajenas para trabajar en proyectos diferentes, aquel que no para de moverse, como el futuro de la religión laboral que practicamos. Alguien con capacidad de ser versátil y conmutar varias tareas en diferentes estancias de tiempo.


Cómo combatir contra varios frentes abiertos

Para llevar a cabo estas tareas el autónomo debe optar por herramientas que no le obliguen a cargar con peso o preocuparse por qué llevar a cada sitio; una de las opciones más comunes es optar por la “nube”. Este espacio nos da la libertad que necesitamos. Funciona como un cajón donde albergamos todas nuestras herramientas, proyectos o presentaciones con la facilidad de acceder desde cualquier navegador a ellas para descargar y usar.

La opinión de la “nube” se está exportando a todos los campos laborales actuales. Podemos ver como cada vez más empresas con comerciales o empleados que trabajan fuera de sus oficinas optan por opciones como Drop Box para la nube o Factusyn para facturar desde la “nube” sin necesidad de tener un PC asociado a su uso. Con una conexión a Internet y un móvil inteligente tienes tus datos en cuestión de segundos.

El autónomo omnipresente

El autónomo que está sumergido en un proyecto y debe atender a otro o el autónomo que deber dar unas instrucciones a una empresa de cómo terminar una tarea o enderezar un mal trabajo, ¿qué herramientas tiene? En este caso podemos optar por un wiki hecho para la empresa a la que le va a dedicar tiempo, con instrucciones de cómo hacerlo todo, apuntes de cómo va todo, fechas de cobro, actuaciones ante problemas, etc.

Algunos autónomos, o mejor dicho, los autónomos que disponen de tiempo optan por crear una rama distinta por cada proyecto dentro de su blog profesional. Esto dota de grosor el currículo del autónomo y de nuevo no debe llevarlo a una entrevista, sólo indica la dirección web y deja leer al contratador.

Dentro de éstas opciones podemos optar por compartir con otros profesionales o dar acceso a personas de la empresa contratante para que añada detalles, aspectos, ideas y esté mejor diseñado el proyecto a realizar. Al fin y al cabo el autónomo jamás trabaja sólo, depende de más gente; es la formación de un proyecto lo que dota de familia el trabajo a realizar.

El autónomo es evolución

Las necesidades nos hacen evolucionar y la tecnología en este caso es una fiel aliada capaz de funcionar como un trampolín para catapultar nuestras habilidades, tener cerca a gente o almacenar el contenido en datos que necesitamos para ser mejores. Esto resta en nuestros tiempos de respuestas ante nuevos proyectos o incidencias tiempo de ejecución. Casi podríamos decir que el autónomo crea un manual de sí mismo, o lo que es lo mismo, su experiencia se convierte en un espejo entre lo virtual y su memoria.

Fuente: Blog de Sage

viernes, 25 de marzo de 2011

Ocho vicios que matan la creatividad

Como veo que mi propuesta de aplicar durante tres semanas los cinco hábitos para ser una máquina innovadora ha calado y como el que avisa no es traidor, os voy a explicar ocho trampas que el azar y los enemigos de lo bueno os van a poner en vuestro camino.  Así sabréis cómo vencerlas.

Por Jordi Collell

Vicio número uno.

Crear y evaluar simultáneamente. En Catalunya hay un dicho que alerta acerca de la imposibilidad de repicar la campana e ir a la procesión, al mismo tiempo se entiende. Cuando hablamos de creatividad lo de matar dos pájaros de un tiro puede resultar contraproducente y contraindicado. Hay un momento para crear cosas nuevas, para dar rienda suelta a la imaginación, para convertir el cerebro en una auténtica tormenta y otro para evaluar, para tocar de pies al suelo, para empezar las rebajas.

Vicio número dos.

El síndrome del experto. Estamos en un momento de sobrecarga de  expertos, encontramos gurús de algo en cualquier parte de manera que cual plaga invasiva a veces da la sensación de haber roto el adecuado equilibrio. Los grandes creativos viven sanamente al margen de las opiniones dominantes y cuando se acercan a ellas es para mirarlas con ojo crítico para precisamente hacer lo que otros no han hecho.

Vicio número tres.

Miedo al error y al fracaso. ¿A quién le gusta equivocarse? Y sin embargo de grandes errores han salido inventos ingeniosos o que se lo cuenten al creador del post-it.

Vicio número cuatro.

Temor a la ambigüedad o el querer tenerlo todo bien atado. A veces cuando nos da la vena creativa surgen ideas que a pesar de gustarnos acaban siendo desechadas porque por algún motivo no cuadran. En nuestra vida hay cosas que no cuadran a priori y luego con perspectiva toman un sentido enorme, pues con las ideas igual, nos hemos de acostumbrar a una razonable ambigüedad y no cortarnos el rollo.  Os recomiendo el discurso de Steve Jobs en la apertura del curso en Stanford cuando habla de conectar puntos y se da cuenta que si no hubiera hecho cosas que en su momento gozaban de poco sentido, algunas oportunidades se hubieran esfumado.

Vicio número cinco.

Falta de confianza. Es una mezcla de los puntos cuatro y tres anteriores. Aceptemos la posibilidad de errar y de nadar en la ambigüedad y seguro que la confianza asomará  su cabeza.

Vicio número seis.

Los demás nos desaniman. Escuchar opiniones ajenas es generalmente interesante porque nos amplía el campo de visión pero manteniendo la independencia de criterio y teniendo claro que las decisiones creativas las tomamos nosotros. A veces el cervantino ladran luego cabalgamos es una buena política porque de constructores de murallas con buena fe están las sepulturas de ideas llenas.

Vicio número siete.

Exceso de información. Así como los excesos de comida provocan empachos y  los de bebida borrachera los excesos de información provocan inacción. Se llama la parálisis por el análisis. Información sí claro, pero la justa.

Vicio número ocho.

Los falsos límites. Nuestra sociedad nos ha habituado a vivir en estado permanente de estreñimiento mental, de constipación intelectual, que nos permite pensar en grande. Normalmente tenemos creencias muy pero que muy interiorizadas que nos empequeñecen, saber reconocerlas es crucial para desarrollar un buen proceso creativo.

Fuente Soymimarca

miércoles, 23 de marzo de 2011

Fundamentos para atraer y fidelizar el talento

No podemos empezar a hablar sobre cómo atraer el talento sin definirlo en el ámbito de nuestra propia organización. Hablamos de una característica que se reconoce cuando los conocimientos teóricos o prácticos de un trabajador se convierten en beneficios para la empresa. Sin valor añadido (que  no tiene porque definirse en dinero de forma directa), el posible talento sería meramente anecdótico.

El capital humano es esencial y debería ser una de las principales preocupaciones del empresario pues las tareas se desarrollan en base a la voluntad y capacidad de los trabajadores. Esto afecta a todas las áreas de la actividad hasta el punto de que la gestión humana se convierte en nuestro principal reto, especialmente todo lo referente a atraer y fidelizar el talento.

Sacarlo a la superficie y reconocer su valor

Aunque nunca nos hayamos preocupado por el talento este se puede desarrollar de forma natural en cualquier ámbito por lo que lo más importante es preocuparnos por localizarlo y valorarlo. Este pequeño pero importante gesto es el primer paso en pro de “retener” o fidelizar el talento ya que supone el inicio de una política de Recursos Humanos en la que se valoran aquellas actitudes y aptitudes que más aportan al negocio.

El talento se define en la organización y por tanto se adapta a su realidad empresarial. Tenemos que cuantificar el valor añadido que aportan los empleados de modo que no solo planteemos objetivos de ventas, por ejemplo, sino que también establezcamos remuneraciones y comisiones que premien al que más aporta. La cultura organizacional debe construirse sobre una base caracterizada por la justicia.

Extendiendo esto a toda la empresa sería justo decir que los puestos que más beneficios aporten a la organización (económicos o de otra índole) deberán obtener más ventajas. Establecer un sistema justo comienza por definir los puestos de trabajo, las funciones reales que se realizan, los departamentos o personas dependientes, los costes y todo aquello que pueda ser cuantificado en la actividad.

Al medir y definir los puestos podremos obtener perfiles profesionales sobre los que crear una política de reclutamiento adaptada a nuestras verdaderas necesidades y mejorar nuestras posibilidad a la hora de contratar a los profesionales adecuados.

De esto surgen otros beneficios derivados ya que podremos estudiar las tareas y repartirlas de manera más equitativa ajustando los salarios según el rendimiento desarrollado en ellas. Diría sin miedo a equivocarme que para atraer el talento se debe comenzar valorando el existente, permitiendo que salga a la luz y devolviendo a los empleados parte del valor añadido que recibimos de ellos.

Establecer políticas de RRHH

Establecer carreras profesionales y preocuparnos porque los trabajadores puedan prosperar desde el interior de la empresa son solo dos de los principios más importantes. En definitiva hablamos de acompañar al trabajador en su carrera permitiendo que su talento se desarrolle junto a la organización.

Eso sí, aunque establezcamos políticas de Recursos Humanos existen algunos valores que pueden escapar de nuestro control al no poder competir a nivel salarial o social con otras organizaciones interesadas en ese talento.

Generalmente la pymes nos tenemos que contentar con “retener” el mayor tiempo posible a estos profesionales que pueden tener un objetivo “superior” al desear trabajar en una organización de mayor renombre aunque incluso deban renunciar a parte de su poder adquisitivo. Esto es así porque pueden ofrecer una carrera profesional más larga y una perspectiva superior de ingresos a medio o largo plazo pero también por cuestiones sociales. Puede ser un paso comprensible y no debe mostrarse una actitud negativa al respecto.

Aún así, como he dicho, el talento surge de forma natural y no debe verse únicamente como un valor excepcional perteneciente a algunos empleados. Todos pueden aportar valor a la compañía si realizan un trabajo eficiente y para ello no hay nada mejor que crear políticas justas, abrir vías de comunicación, repartir las tareas para evitar las sobrecargas, medir la importancia de cada departamento, mejorar las políticas de reclutamiento, definir una cultura organizativa y, en resumen, preocuparnos por el motor económico de la empresa: los trabajadores.

lunes, 21 de marzo de 2011

El peor enemigo de un emprendedor es su madre

Podría ser tu madre, sí, tu madre.. Esa persona que plantea dudas por miedo a que abandones tu zona de seguridad, esa persona que te hace ser más conservador y que te recomienda huir del riesgo. En definitiva, tu madre podría ser uno de los principales enemigos de un espíritu emprendedor.

Por Alejandro Suárez


Pero no es la única, ni tampoco la principal culpable. En España está más extendido el concepto de funcionario que el de emprendedor, según explica Alejandro Suárez, autor de 'Ha llegado la hora de montar tu empresa'. Y es que, a su juicio en las Universidades se educa al estudiante para que sea un trabajador por cuenta ajena y raramente se fomenta el espíritu emprendedor.

Uno de los fallos más comunes en toda aquella persona que apuesta por montar una empresa es el miedo al fracaso. "Se tiene tendencia a pensar que el fracaso es el final de todo emprendedor y es al contrario, una parte necesaria del camino, que acaba llegando más tarde o más temprano en el mundo empresarial", argumenta Suárez, que además apunta que como se aprende de verdad es fracasando y que esto es algo que nos cuesta especialmente entender en España, a diferencia de lo que sucede en los países anglosajones.

EL PERFIL DEL ÉXITO
La constancia y el esfuerzo son las mejores armas del emprendedor. "Si tiene clara la idea del modelo de negocio que quiere llevar a cabo y lo defiende con constancia y sin derrota, muy probablemente es un buen emprendedor y le irá bien", comenta el autor de 'Ha llegado la hora de montar una empresa'.

En España el perfil más habitual de emprendedor se corresponde generalmente con un varón, de unos 44 años de media, una edad mucho más alta que la que se da en otros países de la Unión Europea.

EL MEJOR MOMENTO, AHORA
¿Quién dijo crisis? cualquier momento es bueno para crear una empresa. Lo realmente importante es la dedicación que el emprendedor esté dispuesto a aportar a su proyecto, su preparación y la maduración del mismo, según revela el también emprendedor Alejandro Suárez.

Cabe destacar que actualmente existen ayudas a la innovación, la investigación y la tecnología, por lo que todo proyecto relacionado con I+D+i es un claro nicho de mercado que podría llamar la atención de los inversores y la sociedad. Sectores como la biotecnología, Internet, la nanotecnología y las energías limpias están de moda. "Yo las tendría siempre en la mira", aconseja Suárez.

Eso sí, aunque estamos en un momento en el que casi cualquiera podría montar un negocio en Internet, cabe destacar que el valor diferencial siempre será la innovación del proyecto, por lo que el autor recomienda estar atentos a lo que demanda la sociedad. Y es que un pequeño cambio en el planteamiento de un negocio supone, muchas veces, la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Fuente: Qué

viernes, 18 de marzo de 2011

Trabajo desde casa (III)-Cómprate unos amigos

soledad.jpg (412×282)Uno de los problemas con los que me he encontrado al trabajar desde casa es ni más ni menos que la soledad…

Levantarte, encender el ordenador, ir a por el desayuno, desayunar, ponerte a trabajar, hacer la comida, comer a veces sólo, ponerte de nuevo a trabajar. Todo esto puede llegar a significar días enteros prácticamente sin abrir la boca (eso si no tienes clientes que te llamen o a los que llamar, pero con conversaciones que suelen durar 5 minutos o menos, tampoco les vas a decir que qué tal está su familia).
Aunque parezca mentira, relacionarte con la gente es algo muy positivo, y más si quieres en un futuro no dedicarte sólo a los aspectos de programación, sino subir al nivel más superior de vender proyectos o de gestionar tu empresa.
Consejos:
Vete a todas las reuniones de emprendedores que encuentres por ahí (actualmente voy al betabeers y al firsttuesday). Hay otra lista de eventos aquí. Realmente cada vez que voy a una es como si me inyectara adrenalina, te anima a seguir, a seguir luchando, a que aunque cometas errores o las cosas no salgan como deberían hay otros a los que también les ha pasado y han triunfado.
Se que cuando estás en casa es agotador salir al exterior, se que fuera de tu casa hay mucha gente mala, pero debes salir a la realidad, no debes esconderte dentro de tu madriguera. Para ello búscate excusas: Da una vuelta por el parque, pide a tu vecino o vecina que te deje sacara a pasear a su perro, vete a cualquier tienda de libros (NO he dicho ropa, ok?), apúntate a un gimnasio, sal a leer a algún sitio, vete a tomarte un café por ahí….
Haz deporte. Cuando decían lo de “mens sana in corpore sano” lo decían por algo. Si quieres tener tu mente al máximo tienes que tratar a tu cuerpo de la mejor manera posible. Apúntate a un gimnasio, sal a correr, vete a nadar,….
Intenta trabajar con más gente. El primer paso y que yo ahora estoy valorando es trasladarme a una oficina compartida. ¿Qué es una oficina compartida? Pues un lugar en donde hay muchos puestos de trabajo y lo alquilas por horas o por días o por meses o por la modalidad que ellos fijen. Realmente es la excusa perfecta para separar tu lugar de trabajo y tu lugar de descanso (puesto que ya no estarían en el mismo edificio).
Habla con tus amigos y queda con ellos. Si no tienes amigos págame y seré tu mejor amigo, vete a cualquier club de lo que sea y conoce gente. Ellos te darán puntos de vista en los que seguro que no has caído y te enseñarán muchísimo.

Fuente: Blog de Yises

miércoles, 16 de marzo de 2011

Crisis de Motivación Emprendedora: Reencontrarse con la Pasión

Un día el emprendedor siente que no siente…el entusiasmo ya no está, la motivación salió a dar una vuelta….pero no volvió…Es una sensación rara para aquellos que estamos acostumbrados a que el problema usualmente es el opuesto: la dificultada para controlar la energía, la pasión y el fluir de la idea transformada en iniciativa.

Qué hacer ante esta circunstancia, cómo manejar la preocupación ante este íntimo reconocimiento? Cómo volver (si fuera posible) a sentir lo mismo que antes?

LA PERDIDA DE LA ENERGIA

El espíritu emprendedor se transluce en una actitud en la vida, la energía es sólo el combustible que usa el emprendedor para desarrollarla.

Por lo tanto (a menos que razones de salud mental lo impidan) el espíritu emprendedor no es algo que se pierda, a lo sumo puede dejar de ser liberado por una decisión consciente del individuo emprendedor. Sí puede ocurrirle a algunos emprendedores que alguna vez o cíclicamente luego de lapsos de tiempos productivos y sobre todo si son intensos, una suerte de agotamiento temporario puede sobrevenir de manera tal que la energía merme o simplemente el organismo requiera descanso mental, alejarse un poco y oxigenarse

Se trata de una necesidad natural, a menudo la dedicación emprendedora es potente y sostenida en el tiempo con niveles altos de enfoque y concentración…lógicamente un organismo sano requiere de recupero.

Recuerden situaciones como la que describimos y verán que usualmente es presidida por otras señales: imposibilidad de conectarse con otros aspectos de la vida o desempeñar otros roles con soltura (pareja, hijos, amigos, hobbies, etc..). Cuando estas situaciones aparecen y nos molestan, representan una clara señal de cansancio y de que el agotamiento está cerca…

Existen formas de posponer este colapso y “llevarlo” hasta el momento en el que sí podemos tomarnos un descanso, lo cual implica tener control sobre nosotros mismos y un mayor conocimiento sobre nuestro funcionamiento.

TECNICAS SIMPLES PARA GESTIONAR EL DESGASTE EMPRENDEDOR

Cada organismo tiene un biorritmo propio, por lo que produce mejores rendimientos a determinados horarios del día: conocerlo es una gran ventaja para planificar la agenda emprendedora y distribuir las tareas de acuerdo a la capacidad propia.
Intercalar actividades que requieren de mucha concentración y desgaste de energía con otras más rutinarias o automatizadas, que viene a representar una suerte de descanso en el contexto crítico que estamos tratando.
Mezclar la actividad intelectual con actividad física: sin abandonar el escritorio, la mesa de trabajo, o lo que sea, se puede matizar con un par de ejercicios de fuerza o, mejor aún de elongación: especialmente éstos últimos relajan y brindan estiramiento muscular, dado que la tensión del enfoque también contrae músculos y no es raro terminar con una contractura, especialmente en zona lumbar y base del cuello.
Poner un stop y hacer algo distinto: salir a tomar un café, caminar o encontrarse un rato con algún amigo o conocido a conversar un rato de cualquier otra cosa…oxigenarse un poco.
UNA VEZ AGOTADA LA BATERIA, COMO RECUPERAR?


Lo primero es delegar lo máximo posible y tomar un descanso o al menos algo de distancia: la mente dice claramente que hasta aquí llegó y no puede seguir enfocada.

Punto, a buen entendedor pocas palabras.

Por eso es que no hay que salir corriendo a buscar fuentes de inspiración, es muy probable que no surtan efecto… Y menos aún sentirse culpable, vago o mediocre de repente. La máquina pide tregua, leamos bien…

Un par de días pueden ser necesarios para comenzar a sentir una incipiednte intención de hacer algo, usualmente diferente de lo nuestro…

Entiéndase, esto no significa que no haremos nada de nada…Cuando hablamos de éste tipo de crisis nos referimos a la crisis de inspiración, aunque cierto es tambíén que el agotamiento nos demande un descanso más profundo…Una carga total de baterías….

Cómo les decía más arriba, una vez pasado el agotamiento es muy recomendable vincularse con ámbitos que no son el propio ni los que uno frecuenta habitualmente ligados al emprendimiento propio. A continuación una serie de sugerencias concretas:

Ir al cine o teatro
Visitar ámbitos relacionados con el arte
Asistir a espectáculos de cualquier tipo en el que seamos partícipes pasivos
Si el deporte nos oxigena la azotea, adelante con el deporte. Cansancio físico ayuda a descansar la mente, toda vez que cambia el centro de desgaste.
Hace una cura de “pensar en nada” al mejor estilo Gieco.
Evitar leer, que siempre sea del tema que fuere requiere concentración.
Sentarse a perder el tiempo con amigos.
Entonces, cuando realmente sintamos que estamos perdiendo el tiempo, nuestro valioso tiempo…volveremos naturalmente a conectarnos con nuestro emprendimiento. De forma natural y genuina.

lunes, 14 de marzo de 2011

Trabajo desde casa (II)–Tu cuerpo necesita descansar

silla_oficina_tumbarse.jpg (480×336)
Aquí entro en un terreno bastante minado y peligroso, porque….. ¿Cómo puedo decir…
… que trabajar prolongadamente sin descansos a lo largo del día te hace ser más improductivo? (y peor persona)
… que trabajar en las vacaciones te pone en un estado de descontento emocional que puede llegar a agotar? (y te hace ser peor persona)
… que trabajar sin horarios es algo erróneo porque al final trabajas a cualquier hora? (y te hace ser peor persona)

Consejos que pueden salvar tu vida en este caso:

Utiliza metodologías ágiles que impongan descansos, como la técnica del pomodoro. Para implementarla día a día yo por ejemplo utilizo una pequeña aplicación llamada Focus Booster (en resumen es trabajar 25 minutos, descansar 5, trabajar otros 25, descansar otros 5,… etc). Es necesario que planifiques cuanto vas a tardar en cada uno de esos periodos de tiempo, y si vas a necesitar para realizar una tarea de un proyecto determinado x periodos de comodoro.
Tira tu móvil smartphone a un cajón durante tus descansos (o desconéctale el Wifi o 3g o lo que sea que le mantenga conectado al correo electrónico). En su defecto puedes comprar un one touch easy de la antigua generación (vale, esto no queda bien delante de los clientes, con lo cual olvídalo).
Búscate un hobbie: pinta chapas, teje ropa, COCINA (lo pongo en mayúsculas porque ahora es mi momento, me he puesto como loco a hacer brownies)
Se estricto en tus horarios. Tienes que saber diferenciar entre momentos de trabajo y momentos de relajación.
Cuando estás de vacaciones estás de vacaciones, no puedes preocuparte del trabajo (sí, se que es complicada esta parte, siempre me acordaré de unas vacaciones no hace mucho y yo trabajando hasta las 4 de la mañana…)
Y de momento estas son las cosas que se me ocurren, ya iré poniendo más conforme las vaya pensando….

Fuente: Blog de Yises

domingo, 13 de marzo de 2011

La información dispersa que guardan las empresas aportaría más valor si se integrara

La información que circula internamente por las empresas es mucha y de muy diverso tipo: quiénes son los clientes, qué compran, qué día y a qué hora, cuál es el importe medio de gasto, cómo son los proveedores y la relación con ellos, y un sinfín más de datos en bruto que podrían analizarse y empaquetarse para proporcionarlos mayor valor, lo que supondría afinar en las estrategias y tener una visión más certera en la toma de decisiones.

Las pequeñas empresas y los autónomos tienen pocos problemas respecto al volumen de datos, otra cosa es que se encuentren ordenados, pero conforme aumenta el tamaño de las compañías la información empieza a segmentarse en cotos cerrados por áreas, desaprovechándose en gran medida muchos datos valiosos que podrían aportar alguna ventaja competitiva si se trabajara su análisis en conjunto.

En la mayoría de los casos integrar la información supone poder darla un mejor uso, pero habría que ver hasta qué punto, pues no para todas las empresas su análisis resultaría útil, y tampoco es barato. Lo primero que hay que preguntarse es si los datos que se tienen recogidos pueden tener algún valor concreto que sometido a algún tipo de elaboración pudiera generar nuevos datos mucho más interesantes, o si por el contrario ese material en bruto vale para poco.

Por dónde empezar

Si se decide abordar una tarea de este tipo es fundamental plantearla con un enfoque global que alcance a toda la empresa, no hacia una unidad de negocio en concreto, pues las demás también podrán aprovecharse de lo que se obtenga. La integración de datos no es fácil y en cada organización será distinta por sus distintos proveedores, productos y clientes y la infinita variedad de casuística, pero supone un interesante reto.

Los datos que se suelen tener a mano casi siempre hacen referencia a los procesos de compras, logística, ventas y al financiero, que son interdependientes pues la acción sobre cualquiera de ellos repercute en los demás. Pero es cierto que constituyen un punto de partida sobre los que trabajar, y un análisis en profundidad de la información que aportan puede dar lugar a modelos de simulación que faciliten la toma de decisiones, con lo que ya se estará dando valor añadido a esos datos dispersos.

Pero además, en la medida que sea posible también habría que plantearse incluir otros parámetros como qué cambios demográficos se están produciendo y podrían producirse en el futuro, qué cambios en los gustos y las necesidades de los clientes podrían ocurrir, o cuáles pueden ser las tendencias en la economía, variables a tener en cuenta si se quiere realmente profundizar en predicciones de futuro.

Interpretación de los datos

Analizar los datos posibilita la toma de decisiones con mayor fiabilidad porque están contrastados por los hechos, pero hay que saber interpretar la información. Hay procesos por los que circulan muchos datos, como los que tienen que ver por ejemplo con el área financiera, pero gran parte los desecha porque no tienen nada que ver con el fin contable que se persigue, si bien podrían ser valiosos para el área comercial o el de relaciones con los clientes (CRM).

Cualquier área de negocio sabe desentrañar aquello que le concierne de entre todos los que pudiera tener acceso, pero no de los del resto, de ahí que sea necesario buscar la forma de aglutinarlos y a la persona adecuada con capacidad analítica que se encargue de ello.

Plantearse la canalización de todos esos manantiales informativos dispersos debe contar con el compromiso de la dirección de la compañía, pues sin ese apoyo probablemente fracasaría, además de que con su concurso se consigue mayor coordinación y una visión global a la hora de descifrar lo que esconden los datos.

Conclusiones

Todas las empresas no tienen capacidad para basas su estrategia en el análisis de los datos, y a otras tampoco les hace falta, pero es evidente que un mayor conocimiento significa tomar decisiones más acertadas. Es posible también que la cultura de la organización ofrezca resistencias frente a este tipo de innovaciones, aunque dar pasos para actualizar las estructuras siempre es bueno cuando la competencia en los mercados lo exige.

Fuente: Blog de Sage

sábado, 12 de marzo de 2011

Diez consejos para superar con éxito el primer día de trabajo

new+jod,+him.gif (320×282)
1. Ten confianza en ti mismo: Ya te han seleccionado, eso significa que tus características se adaptan al perfil que la empresa necesita. Repasa mentalmente tus cualidades y también tus defectos, esto te ayudará a saber de lo que eres capaz. Si tienes seguridad en ti mismo las personas de tu alrededor lo notarán y confiarán en tus posibilidades.

2. Infórmate sobre la empresa: Pregunta a tus contactos o visita la página web de la compañía y trata de conocer algo de su historia, así como su estructura y funcionamiento. Además, entérate de detalles prácticos cómo su ubicación o la forma de llegar que te ayudarán a ir sobre seguro en el primer día.

3. Sé puntual: Procura llegar algunos minutos antes de la hora de inicio, ya estarás lo suficientemente intranquilo como para que un retraso te convierta en un manojo de nervios. En los siguientes días comprobarás si el personal cumple estrictamente el horario o si existe flexibilidad en este sentido y podrás adaptarte a lo que hagan los demás.

4. Toma nota de los datos importantes: Lleva un cuaderno y un bolígrafo y apunta aquellos datos que puedas necesitar: claves, instrucciones, horarios, etc. No tengas inconveniente en preguntar las dudas que tengas, aunque con moderación, no necesitas saberlo todo en un día.

5. La primera impresión es fundamental: Son varios los factores que influyen en la primera impresión que los demás se forman de nosotros y todos ellos son importantes: el lenguaje corporal, la forma de expresarnos y la vestimenta que llevamos son determinantes. Nuestra mejor tarjeta de visita es la sonrisa, que nunca debe parecer forzada. Al expresarnos, debemos ser educados, prudentes, amables y seguros y nuestra vestimenta ha de ser discreta y esmerada; mejor ser más formal de lo que se requiere que llamar la atención por lo contrario.

6. Conoce tu entorno laboral: Trata de memorizar los nombres de las personas con las que a partir de ahora tratarás diariamente: tu jefe y tus compañeros directos. Ubica tu puesto de trabajo y los lugares que frecuentarás: el despacho de tu superior, el lugar donde se encuentran las impresoras y fotocopiadoras, la cafetería, los servicios, etc.

7. Únete al grupo de forma natural: Las relaciones profesionales necesitan su tiempo, no es necesario forzar la situación, tus compañeros acabarán integrándote en su grupo. Si participas en alguna reunión sé prudente, escucha con atención y no hables demasiado. Participa solo cuando tengas algo interesante que aportar, así tu criterio será respetado desde el principio.

8. Fíjate en lo que hacen los demás: Recuerda la máxima “Donde fueres haz lo que vieres” y sigue el ejemplo de tus compañeros a la hora de comportarte, observa factores como la forma en que se dirigen al jefe, si el ambiente es serio o distendido o si se come en la oficina o fuera.

9. Muestra tu predisposición a aprender: Expón tu interés por los detalles del puesto y por la estrategia y los objetivos de la empresa. Si transmites tu optimismo y entusiasmo ante el trabajo, tus superiores te considerarán una persona capaz de sacar adelante cualquier proyecto.

10. No te exijas demasiado: Ten presente que es tu primer día y que nadie espera que vayas a rendir al 100%; necesitas un periodo de adaptación para ir aprendiendo todos los procedimientos y tareas que tendrás que llevar a cabo. Más adelante tendrás tiempo de desarrollar tus habilidades y demostrarlas.

Fuente: 134Empresa

viernes, 11 de marzo de 2011

No trabajas en lo que te gusta, y lo sabes!!

No te engañes más. Estás en un trabajo que no te gusta, o dicho de otra manera, ya no te pone. Le has sacado el máximo provecho, pero la rutina, el día a día, y la sensación de que estás perdiendo el tiempo te han llevado a una posición de queja, de rebeldía, de querer romper con todo. Y tienes que tomar una decisión. Salir o descubrirse no es fácil tal y como está el patio, pero tienes que saber que te espera un mundo lleno de oportunidades, retos y alegrías.

Posiblemente estás a punto de emprender. NO hacer nada significa más de lo mismo. Pero has venido a esta vida a disfrutar, no? Yo creo que sí, y es por esto que te invitamos a que tomes una decisión que cambiará tu vida.   Tienes claro que necesitas un cambio.

Son muchas horas las que le dedicas a trabajar. Mejor que sea en algo que te guste o donde puedas sentirte muy realizado. De lo contrario, ¿qué razón tiene? Tu vales mucho, no puede ser que te aparquen en la organización, o no te dejen realmente tomar decisiones. Parece como si te utilizaran, y los jefes se apuntan todos los tantos. Bueno los buenos. Los malos te los dejan para tí y aprovechan para mostrar su incapacidad y mediocridad.

Hoy lo tienes más claro que nunca. Te toca cambiar. Tienes miedos, temores, desconoces lo que te puedes encontrar, pero tienes algo también a tu favor. Tu autoestima, tu seguridad, tu amor propio. Y esto te hace imbatible. Los emprendedores tenemos fuerza y coraje. Y disponemos de una mente clara, con ideas de hacia donde queremos ir. Y al final, siempre se sale.

No dejes pasar el día. Hoy toma una decisión, pequeña pero determinante. Empieza a trazar tu plan, la hoja de ruta que te llevará a dentro de unas semanas, a ser un nuevo EMPRENDEDOR.

jueves, 10 de marzo de 2011

Trabajo desde casa (I) – No confíes en tu mail


Consejos para evitar morir debido a tu mail:

  • Si puedes separar el mail de trabajo y el personal hazlo, nunca es agradable descubrir un sábado que tienes tropecientas cosas que hacer la siguiente semana, puede llegar a arruinar tu fin de semana. Es necesario que sepas separar tu vida personal de la profesional.

  • Si puedes no mirar el mail de trabajo durante vacaciones o durante el fin de semana llegarás a ser más productivo cuando realmente estés a tope con el trabajo. Es necesario que cuando estés descansando realmente lo estés haciendo.

  • Nunca abras el mail de trabajo a primera hora de la mañana. La primera hora de la mañana suele ser la más productiva, no la malgastes contestando mails que pueden ser contestados más adelante.

  • Nunca abras el mail de trabajo por la noche. ¿En qué estás pensando cuando haces esto? Duerme bien y ya mañana será otro día para preocuparse. Cada día tiene su afán, y es mejor cogerlo con ganas.

Fuente: Blog de Yises