lunes, 30 de mayo de 2011

Préstamos de ENISA para jóvenes emprendedores

La Empresa Nacional de Innovación, S.A. (ENISA), es una empresa de capital público dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, a través de la Dirección General de Política de la Pequeña y Mediana Empresa DGPyme. A través de su actividad, ENISA pretende proporcionar a las pymes instrumentos y fórmulas de financiación a largo plazo que les permitan reforzar sus estructuras financieras.


Una de las acciones que ENISA promueve son las líneas de financiación para jóvenes emprendedores, a través de las cuales se pretende estimular la creación de empresas por jóvenes empresarios, facilitando a través de préstamos participativos, el acceso a una financiación preferente con la única garantía de su proyecto empresarial.

Qué y a quién se financia


A través de esta línea de financiación, ENISA financia la adquisición de activos fijos y el activo circulante necesario para el desarrollo de la actividad a todas aquellas pymes que cumplan los siguientes requisitos:


Han de ejercer su actividad y realizar la inversión objeto del préstamo, en el territorio español.
Deberán constituir una sociedad mercantil. Si la sociedad ya existiera. su constitución debe haberse producido, como máximo, en los veinticuatro meses anteriores a la presentación de la solicitud.
El plan de empresa ha de incluir aspectos innovadores, bien relacionados con el producto y/o servicio, su producción, comercialización, gestión, etc.
Ha de haber una firma de los promotores del proyecto como compromiso e implicación de los mismos en el desarrollo del mismo.
El beneficiario ha de ser una pyme con forma societaria, conforme a la definición establecida en la Recomendación de la Comisión de la Unión Europea, de 6 de agosto de 2008.
Estar enmarcada en cualquier sector de actividad, excepto el inmobiliario y el financiero.
Condiciones de la financiación


Esta financiación se llevará a cabo a través de préstamos participativos que tendrán las siguentes condiciones:


El importe máximo del préstamo será de 50.000 euros.
El tipo de interés aplicar tendrá dos componentes: un tipo de interés fijo que se calculará con el valor del euribor a un año + 2,0% y un tipo de interés variable que se determinará en función de la rentabilidad financiera de la empresa. El interés total no podrá exceder el 6%.
La comisión de apertura será del 0,5% y no se cobrarán gastos de estudio.
ENISA no exigirá ningún aval, pero la empresa tendrá que aportar, en forma de recursos propios, al menos un 15% de la cuantía del préstamo otorgado por ENISA. Las aportaciones podrán ser dinerarias o no dinerarias, siempre y cuando éstas últimas no superen el 50% de la aportación a cargo de la sociedad beneficiaria.
El periodo máximo de amortización será de 4 años, con la posibilidad de obtener una carencia de 6 meses para la amortización del capital, no de los intereses. En el caso de amortización anticipada del préstamo, se cobrará una comisión del 2% de la cantidad amortizada.
La edad de los que ostenten la mayoría de la empresa no podrá ser superior a 35 años.

Tramitación


La tramitación de estas líneas de financiación podrá llevarse a cabo a través de la Confederación Nacional de Jóvenes Empresarios (CEAJE) y cualquiera de sus asociaciones o en mediante la Asociación Nacional de Centros Europeos de Empresa e Innovación Españoles (ANCES).


Estas entidades se encargan de un primer análisis de los proyectos para después someterlos a la evaluación del departemento de riesgos de ENISA para su concesión final.


La dotación para este nuevo ejercicio es de 20 millones de euros, esta línea de financiación otorgó hasta abril de este año un total de 302 préstamos, alcanzando un importe de más de 11 millones de euros.

Fuente: Blog de Sage 

viernes, 27 de mayo de 2011

Guy Kawasaki sobre la innovación: Los diez mandamientos del emprendedor

los_10_mandamientos_de_emprendedor_segun_Guy-Kawasaki.jpg (942×1228)1. Ofrezca sentido, y no dinero.
Como capitalistas de riesgo”, dijo Kawasaki, “lidiamos con muchas empresas que, por norma, nos dicen aquello que creen que nos gustaría oír: cómo ganar dinero. Según mi experiencia, la mayor parte de las empresas fundadas sobre el concepto de ganar dinero suelen fallar. Atraen el tipo equivocado de socio y de empleado”. En lugar de eso, dice, el emprendedor debe preocuparse por hacer que su producto o servicio signifique algo más que la suma de sus componentes, y del dinero que podrá ganar.

Kawasaki llamó la atención sobre las zapatillas aeróbicas de Nike dirigidas al público femenino, y cómo la empresa hizo de ellas algo más que sólo “dos piezas de algodón, cuero y goma producidas en condiciones relativamente sospechosas en Extremo Oriente”. Con una publicidad inteligente en que mostraba cómo las mujeres siempre han sido juzgadas y evaluadas, Nike “cogió un conjunto de materias primas de 2,50 dólares y lo transformó en símbolo de eficiencia, poder y liberación. 

La empresa produce sentido por medio de zapatos. Las grandes empresas son generadoras de sentido”. No hay duda de que Apple hizo eso con el Mac, con el iPhone y otros aparatos.

2. Trabaje con un mantra, y no con una misión.

Declaraciones insípidas y genéricas sobre la misión de la empresa —“ofrecer productos y servicios de calidad superior para nuestros clientes y para la comunidad por medio de liderazgo innovador y asociaciones”— son buenas sólo para el consultor contratado para desarrollarlas, dijo Kawasaki.

En vez de eso, opte por la concisión y defínase a sí mismo por lo que usted quiere significar para el cliente. Nike ofrece un “desempeño atlético auténtico”; FedEx promete “paz de espíritu”. Para que todos, dentro y fuera de la empresa, estén unidos en torno al mismo propósito, explíqueles la razón de ser de la empresa y de qué manera ella atiende a las necesidades y deseos de los clientes.

3. Sáltese las curvas.

Innovar es más difícil que simplemente estar un poco por delante de la competencia en la misma curva. “Si su empresa fabrica impresoras de margarita, el próximo paso no es la introducción del tipo Helvética en un tamaño de fuente diferente. Su objetivo debe ser ‘saltar’ hacia la producción de impresoras láser”, dijo Kawasaki. Eso es más fácil de hacer en algunas empresas que en otras.

El empresario dijo que en los tiempos anteriores a la refrigeración, la industria del hielo estaba formada por gente que cogía hielo en las regiones de clima frío usando caballos, trineos y sierras para ‘cosechar’ el hielo durante los meses de invierno. En 1900, un total de 4.536 toneladas de hielo se produjeron de ese modo. Después vino la era del ‘Hielo 2.0’: surgieron fábricas que producían hielo en cualquier lugar. El ‘hombre del hielo’ entregaba el producto en establecimientos comerciales y en las casas. Por fin, llegamos a la era del ‘Hielo 3.0’: la nevera casera.

Está claro que ninguna de aquellas personas que cosechaban hielo se metió en el negocio de la producción en fábricas, lo mismo que ninguna de las fábricas se introdujo en la industria de neveras. Esto se explica por el hecho de que “la mayor parte de las empresas se define por aquello que hace”, dijo Kawasaki, “y no por el ‘beneficio que genera para el cliente’. La verdadera innovación aparece siempre que nos saltamos las curvas, y no cuando nos esforzamos por mejorar un 10% o un 15%”.

4. Trabaje con diseños exclusivos.

Introduzca características que no se queden en lo trivial. Kawasaki citó una de las ideas que considera más innovadoras: las sandalias Fanning Reef, que traen un abridor de botellas incorporado a la suela. Hay diseños igualmente inteligentes, como el de la linterna BF-104 de Panasonic, que puede usar pilas de tres tamaños diferentes. De ese modo, las personas no tendrán dificultad en escoger una pila entre los diferentes tamaños que suelen tener en casa.

Hay diseños que son completos, porque no se limitan solo al producto: ofrecen también soporte y servicio. La elegancia también es fundamental, dice Kawasaki. “Toda empresa debería tener un CTO: Chief Taste Officer, o director de gusto’”, dijo. Tampoco puede faltar la emoción. “Buenos productos producen emociones fuertes: piense en la Harley Davidson, el Macintosh”.

5. No se preocupe en crear un producto perfecto.

Esto no significa hacer un producto malo, sino que “la innovación puede contener elementos no muy buenos”, dijo Kawasaki. Twitter tiene un montón de fallos, pero está cambiando el hábito de las personas. El primer Mac tenía muchas cosas que había que mejorar, pero estableció cómo sería el futuro de la computación personal, y no necesitó esperar mucho por eso.

6. Polarice a las personas.

Siempre que usted intente serlo todo para todo tipo de personas acaba cayendo en la mediocridad, dijo Kawasaki. El Scion xB de Toyota, con su estilo “cuadrado”, puede parecer feo para algunas personas, pero para los fans es sensacional. El TiVo tiene éxito, a pesar de volver loca de rabia a la industria de la publicidad.

7. No impida que broten las flores.

Parafraseando a Mao, Kawasaki dijo que no sabemos dónde va a surgir una flor, así que simplemente debemos permitir que brote. Las innovaciones pueden atraer a clientes inesperados e imprevistos. Fue lo que sucedió con la crema para la piel “Skin-so-Soft” de Avon, que acabó siendo un éxito como repelente de mosquitos.

La regla número 1, dijo Kawasaki, consiste en “conseguir el dinero. Regla número 2: descubrir quien está comprando su producto. Pregunte a esas personas por qué lo están comprando y déles otras razones para comprarlo. Eso es mucho más fácil que preguntar a las personas por qué no están interesadas y, a continuación, intentar cambiar su manera de pensar”.

8. Renuévese, renuévese siempre.

Nunca deje de mejorar su producto o servicio. Oiga las ideas de los consumidores. No es fácil, dice Kawasaki, porque el innovador o el emprendedor siempre deben ignorar el consejo de los negativos y de los necios, para quien casi todo es imposible. Una vez hecho esto, cuando el producto llega a las manos del consumidor, ha llegado el momento de comenzar a recibir feedback.

9. Escoja su nicho.

Encuentre su lugar, insistió Kawasaki. A continuación, presentó un gráfico simple de coordenadas X y Y con los cuatro cuadrantes donde se veían las variables “Exclusividad” y “Valor”. Un producto o servicio no necesita ser exclusivo para generar valor. Así fue, dijo, cómo Dell obtuvo cuota de mercado vendiendo ordenadores. En el cuadrante izquierdo inferior del gráfico Kawasaki colocó varias puntocom surgidas a finales de los años 90 sin nada de especial unas en relación con las otras. Eran empresas de bajo valor y sin inspiración.

Ya en el cuadrante superior derecho estaban los productos y servicios exclusivos y de alto valor. Allí estaban la empresa online de servicios de entradas de cine Fandango y la compañía de tarjetas Clear, que puede agilizar el paso de los usuarios por la seguridad de los aeropuertos. “La parte superior derecha es la parte más codiciada del mercado”, dijo. “Allí hay producción de sentido. También es allí donde se gana dinero, se hace historia”.

10. Siga la regla del 10-20-30

Siga la regla del 10-20-30 siempre que esté intentando convencer a un capitalista de riesgo. En otras palabras, no use más de 10 diapositivas de PowerPoint, restrinja su discurso a 20 minutos y utilice una fuente de tamaño 30 en su presentación (para mantenerla simple). El objetivo de ese tipo de presentación no es volver a casa con un cheque en la mano, dijo, sino evitar “ser descartado”.

Kawasaki añadió un ítem más para todos los innovadores —y un mea culpa. “No deje que los necios lo desanimen”, dijo citando a continuación una serie de declaraciones bien conocidas de gente que suele mirar con desconfianza a las nuevas tecnologías.

Fuente: Wharton.Universia 

miércoles, 25 de mayo de 2011

Nuevas ideas para emprender


nuevas+ideas+para+emprender.jpg (468×312)
La alimentación orgánica, la formación en habilidades profesionales o la publicidad en espacios cautivos son algunas oportunidades de negocio que han registrado un importante éxito fuera de nuestras fronteras. Ahora, bajo el paraguas de las franquicias, son una ocasión para emprender.

Por Ángela Méndez

El sector minorista supone en España cerca del 90% del tejido empresarial. Un ámbito que hay que potenciar y que, según los expertos, es una pieza clave en la recuperación económica. Muchos profesionales barajan la posibilidad de trabajar por cuenta propia y ven en el sistema de franquicias –sector que supone el 15% del comercio minorista- un paraguas bajo el que empezar a hacer realidad sus proyectos.

Tradicionalmente, se cree que lo importante es tener una idea buena y revolucionaria que garantice el éxito. Sin embrago, según explica Miguel Ángel Oroquieta, subdirector general de la consultora Tomo & Asociados, “lo fundamental es el valor de la marca y la actitud del empresario”. Por supuesto que es importante hacer estudios de mercado y seguir tendencias, “pero la buena combinación de estos dos factores es la que realmente hace posible que un negocio, sea de lo que sea, prospere”, insiste.

La imagen de marca debe ser entendida como la impresión que deja en el cliente el producto, el know how, y el servicio y la atención. Mientras que la actitud es el motor que logra que algo funcione. En él se incluye la capacidad de observación, de aprender, de reinventarse o de encajar un fracaso.

Nichos para emprender

Los que sientan el “gusanillo” de emprender y quieran hacerlo bajo el sistema de franquicias deben tener en cuenta que los sectores más atractivos son el de la belleza, el ocio y los servicios a domicilio. Pero, aún hay más. Oroquieta recuerda que “a veces es bueno salirse de la tendencia o línea que sigue la mayoría, arriesgarse y apostar por un nuevo modelo de negocio u actividad”. En concreto ha detectado una serie de oportunidades singulares que ya han triunfado en otros países y que pueden funcionar:

Formación especializada. La oportunidad reside en la especialización. Un ejemplo es la enseña norteamericana Huntington School Services que ofrece tutorías a estudiantes desfavorecidos.

Los mayores nichos en España, según apunta Oroquieta, están en el campo de las habilidades profesionales como aprender a hablar en público, gestión de equipos o hasta coaching. También están todas las materias que ayudan a mejorar y cuidar la salud, como alimentación equilibrada, relajación y diferentes aspectos del ámbito del deporte. Habilidades todas ellas que “no están contempladas en ninguna enseñanza reglada y que, a menudo, la gente las aprende de forma autodidacta”, añade.

Camping. El negocio de los camping existe desde hace mucho tiempo en nuestro país, pero así como en el mundo de los hoteles la franquicia se ha extendido de forma notable, todavía no hay ninguna marca de camping operando en este sector. Dos ejemplos llegan de Estados Unidos,Koa y Camping and caravanning club.

El modelo americano está más entroncado con la naturaleza y relacionado como un modelo de vida.

En nuestro país el enfoque debería centrarse en buscar la homogeneidad en esta forma de turismo más barata. En España cada camping es un mundo: calidades, instalaciones, servicios y precios varían de uno a otro. No se puede predecir qué se va a encontrar. “Bajo el sello de una cadena de franquicias, estableciendo unos estándares de calidad y precio, se atraería a mayor número de clientes”, Oroquieta.

Publicidad en espacios cautivos. Este sector se caracteriza por incluir publicidad en espacios como los aviones, la oficina o el gimnasio donde el cliente objetivo se encuentra y no se puede ir.

Operando en este ámbito se encuentra Elevate, un negocio que nació en Rumanía hace cinco años y que ya está presente en 22 países (no en España) y tiene entre sus clientes a Coca-Cola, Nokia o Porche.

Es una forma de hacer anuncios poco convencional que aprovecha nuevos lugares, como los ascensores, en los que el cliente está más receptivo a asimilar la información.

Alimentación orgánica. Este sector ya existente en España es un mercado con grandes oportunidades a medio plazo. Ofrece una sana alternativa sobre todo al fast food. Busca comercializar productos naturales procedentes de granjas tradicionales y cultivados de forma ecológica.

Destaca Whole Foods, una enseña estadounidense que tiene más de 300 unidades repartidas por Norteamérica, Reino Unido y Hawai y además cuenta con una aplicación para comprar desde el iPhone. Oroquieta señala que el mayor hándicap es el elevado coste: “Actualmente, son productos exclusivos, pero su mercado está en crecimiento y cuando la producción se extienda bajarán los precios”. Asimismo, otra oportunidad para este sector serán los corners en las grandes superficies de consumo.

Servicio de catering. Aunque esta actividad no es nueva, su oportunidad de negocio está relacionada con la especialización: para colegios, restaurantes, empresas, celebraciones o particulares. “Es un sector como mucho potencial porque ya está implantada la necesidad. Lo que hay que buscar es el perfeccionamiento y la mejora”, concluye.

Fuente: Expansion

lunes, 23 de mayo de 2011

Estudio: El peligro del pensamiento colectivo

comapreiii2.jpg (699×411)
Si te ha pasado que te quedas pegado en un intercambio de ideas con varias personas en un foro o simplemente en alguna red social, y te das cuenta que te encuentras con las mismas argumentaciones o todo el debate se reduce a consignas y frases envasadas, la explicación a este reduccionismo parece estar en fenómenos de desinformación en sistemas de intercambio de datos y conocimiento como los mercados de valores o las redes sociales.

Por Cristian Miquel

Un reciente estudio indica que, al contrario de lo que se creía, mientras más se comparte información y más agentes se agregan al debate, menor es la calidad del conocimiento generado. Lo que es igual a decir que, aún cuando en un comienzo “dos cabezas piensan mejor que una”, cuando los sujetos entran en conocimiento de las opiniones de otros, se reduce la diversidad de opiniones.

Los investigadores Janz Lorenz y Heiko Rahut del Instituto Federal de Tecnología de Zurich (ETH Zurich)explican este fenómeno como una cuestión estadística y no psicológica.

El fenómeno se debería principalmente a tres efectos: la “influencia social“, que disminuye la variedad de opiniones reduciendo también la capacidad del grupo de bajar su rango de error; la ”reducción de rango“, que genera que el grupo se vuelva menos capaz de entregar conocimiento técnico o experticia y la ”autoconfianza“; relacionada a la confianza propia de los individuos cuando convergen sus opiniones con las de los demás, reduciendo su acertividad mientras más se unen al círculo de la autocomplacencia.

Interesante sería considerar estas conclusiones para explicar el bajo nivel del debate que se genera en algunas redes sociales sobre temas de alta complejidad, que a medida que pasan los días son tratados como materias en que basta un si o un no para resolverse, dejando de lado las diferentes aristas.

Algo similar podríamos encontrar en los inexplicables movimientos autoritarios y totalitarios, donde naciones enteras se entregan a la voluntad de la masa y no existe espacio para el discenso. Si no, ¿cómo entender que cientos de seres humanos, seres morales y capaces de amar sigan ideologías que propagan el odio? De alguna forma sus líderes son capaces de generar una masa crítica de seguidores que subvierten la verdad y el conocimiento, creando una gran versión del mundo donde estos efectos estadísticos comienzan a manifestarse, con fatales consecuencias.

Esta clase de estudios nos enseña el peligro del efecto “masa”, del que ya un pensador como José Ortega y Gasset nos advertían cuando hablaba del nuevo “hombre masa” que había creado la modernidad. Es una advertencia para mantener el libre pensamiento y a la libertad de expresión cómo un derecho que debe ser cultivado frente al peligro de la “sabiduria” de las mayorías.

Fuente: FayerWayer  

viernes, 20 de mayo de 2011

El sentimiento de culpa: Entenderlo para eliminarlo

sentimiento+de+culpa.jpg (210×328)
El sentimiento de culpa es una de las emociones más inmovilizantes y destructivas que podemos experimentar, que suele aparecer en algún que otro momento de nuestras vidas. Hay personas que tienen una especie de vocación por la culpa ya que no sólo se sienten mal por lo que han hecho sino incluso por lo que podrían llegar a hacer. Obviamente, éste no es un sentimiento agradable y haríamos cualquier cosa por desembarazarnos del mismo.


Por Jennifer Delgado

Las raíces de la culpa pueden rastrearse hasta la infancia; sobre todo si la persona tuvo que lidiar con padres o profesores que les hacían sentir culpables por cualquier cosa que hiciese mal. La frase: “deberías avergonzarte lo que acabas de hacer”, probablemente le suene familiar a más de uno.

Obviamente, todos cometemos errores de los cuales no estamos particularmente orgullosos pero mirar al pasado constantemente recriminándose por los mismos supone un gasto de energía innecesario que no nos reporta nada positivo. El sentimiento de culpa simplemente nos encierra en un círculo masoquista que se hace cada vez más estrecho.

En muchas ocasiones el sentimiento de culpa llega a ser tan fuerte que provoca signos físicos como la sensación de presión en el pecho, el dolor de estómago, un fuerte dolor de cabeza y sensación de peso en los hombros. A esto se le suman los pensamientos recurrentes de auto reproche, agresividad hacia uno mismo y un fuerte desasosiego.

En la base del sentimiento de culpa se entrelazan disímiles formas de relacionarse con el yo. Por ejemplo, la mayoría de las personas que experimentan constantemente el sentimiento de culpa tienen una baja autoestima y no se creen merecedores del amor o de las gratificaciones que le brinda la vida por lo que aprovechan el más mínimo error para auto castigarse. En el otro extremo, se encuentran las personas perfeccionistas para las cuales cualquier error es una buena excusa para auto reprocharse y criticarse constantemente.

Estas personas tienen en común un pensamiento rígido y polarizado. Es decir, aprecian el mundo en blanco y negro: las cosas o son buenas o son malas, o están bien o están mal. No saben apreciar la infinidad de tonalidades que existen entre estos dos colores porque su forma de pensar es demasiado estricta y estereotipada. Por ende, son prácticamente incapaces de analizar los aspectos positivos y negativos de una situación ya que tienden a mover la balanza en un solo sentido.

Otro aspecto esencial para comprender la culpa es la ruptura que ésta representa en nuestro sistema de valores. En otras palabras, experimentamos sentimientos de culpa cuando hacemos algo que se aleja de los valores que hemos asumido como justos y positivos. Sentimos culpa cuando nuestro comportamiento no cumple con nuestros cánones y, por ende, nos recriminamos.

No obstante, debe puntualizarse que la culpa se manifiesta de diversas formas:

- Quienes se sienten culpables de todo lo ocurrido, incluso si no es su responsabilidad.
- Quienes culpabilizan a los demás de todo lo ocurrido para liberarse de la cuota de responsabilidad individual.
- Quienes ponen la responsabilidad en las circunstancias pensando que nadie tiene la culpa de nada sino que son las situaciones del medio las que determinan los comportamientos.

Evidentemente, cualquiera de estas expresiones de la culpa son igualmente negativas y dañinas para la persona ya que las responsabilidades se difuminan y seremos incapaces de tomar las riendas de nuestra vida.

Obviamente, en muchas ocasiones (sobre todo cuando éstas desbordan nuestros recursos psicológicos), nos vemos sumergidos en la culpa. El problema en sí no radica en no sentir la culpa (porque sobre esto no podemos accionar) sino en manejar estos sentimientos y afrontarlos desde una perspectiva positiva. Para lograrlo es esencial que asumamos algunos pasos:

1. Abandonar el pensamiento polarizado y asumir una postura más flexible.

Para esto el mejor ejercicio es pensar en los aspectos positivos y negativos que encierra cada situación a la cual nos enfrentamos cotidianamente. Apreciando las diversas facetas de las situaciones y comportamientos podremos percatarnos que la vida no es en blanco y negro sino llena de matices.

2. Hallar las causas de los sentimientos de culpa desarrollando un diálogo interior.

Este diálogo interior (siempre que sea sincero) nos develará algunas ideas irracionales de causa y efecto. Por ejemplo, la madre experimenta sentimientos de culpa porque estaba en el trabajo mientras el hijo sufría un accidente doméstico bajo la supervisión de la cuidadora. La lógica nos indica que ella no tenía forma de presuponer o evitar el accidente y que necesita trabajar para poder mantener la familia, por ende los sentimientos de culpa son totalmente infundados. En muchas ocasiones la clave para eliminar la culpa radica en saber repartir las responsabilidades asumiendo aquella cuota que nos corresponde, pero no más allá.

3. Planificar el futuro.

Aún si asumimos nuestra responsabilidad en una situación y cometimos un error, lo más productivo es mirar al futuro y pensar en cómo podemos subsanar el daño. La culpa nunca es la solución porque nos encierra en la trampa del inmovilismo y el sufrimiento.

Finalmente, quisiera terminar las reflexiones con una frase de la sabiduría popular que hace referencia directa a la preocupación y que podría aplicarse a los sentimientos de culpa. Obviamente es extrema, pero ejemplifica el sentir con el cual en algunas ocasiones deberíamos asumir los hechos que se escapan de nuestro control:

¿Tiene solución? Entonces, por qué te preocupas…
¿No tiene solución? Entonces, por qué te preocupas…

miércoles, 18 de mayo de 2011

Los socios en la empresa y las áreas clave en la gestión empresarial

sociedadrompecabezas.jpg (550×300)
Nuestro mapa empresarial es un mapa eminentemente familiar o empresas controladas fundamentalmente por una o dos personas. La mentalidad general destaca por aplicar el refrán “Más vale solos que mal acompañados” a la hora de establecer el diseño de socios en cualquier sector empresarial.

Mi opinión al respecto es justamente la contraria, dado que considero que una empresa nueva o en continuo crecimiento tendrá más posibilidades de éxito si tiene varios socios y por tanto, distintas ópticas de gestión y financiación. No obstante, seleccionar con quién nos asociamos, con quiénes vamos a llevar a cabo nuestros proyectos y qué cuota de participación va a tener cada persona dentro del equipo, es un punto clave para realizar una gestión lo más profesionalizada posible.

Las áreas clave de la empresa, en manos de los socios

Todas las empresas tienen como mínimo de dos a tres áreas clave. De manera independiente a la propia gestión empresarial y comercial, las empresas destacan por tener pilares diferenciadores de su actividad en las que debemos contar con los suficientes recursos humanos. Estas áreas clave, son las que tenemos que cubrir perfectamente con personal completamente implicado en la empresa y la mayor implicación siempre la va a tener un socio.

Supongamos por ejemplo, un restaurante o una empresa con una gran base tecnológica. En el primer caso, si yo soy un excelente gestor empresarial pero no tengo ni idea de cocina, dificilmente podré controlar directamente mi principal activo, que es la cocina y la restauración por lo que sería muy interesante asociarme con una persona que sea experta en restauración y domine a la perfección el arte de la restauración,

En el caso de empresas tecnológicas, yo puedo tener en mente un buen proyecto innovador, una nueva aplicación empresarial o desarrollo que facilite las labores a otras empresas y yo puedo ser un excelente comercial, pero lógicamente, si encomiendo la programación y mejoras de dichos avances tecnológicos a terceros, mi empresa no va a contar con toda la fortaleza inicial a los aportes que puede realizar un socio con amplios conocimientos tecnológicos en dicho proyecto. Por este motivo, las empresas que sostienen sus pilares de crecimiento con personal que participa de los resultados, tienen mayores posibilidades de éxito.

Cómo se asignan los porcentajes de participación entre los socios

El mejor reparto de cuotas de participación entre los socios es aquel que da a todos los integrantes del equipo las mismas participaciones. Una distribución homogénea de los riesgos y capacidades de decisión es la situación ideal para todos. Supongamos, 5 socios que montan una sociedad limitada. La situación ideal, el 20% de la participación para cada uno, asumiendo todos el mismo riesgo y la misma capacidad de decisión.

No obstante, este reparto es harto complicado dado que para ser socio, no basta con el conocimiento sino que es imprescindible la oportuna aportación económica al proyecto y ésta aportación final es la que va a condicionar el porcentaje de participación real en la empresa. Para salvar estas diferencias, podemos optar por las dos siguientes fórmulas:

Empresas con fórmulas cooperativistas en aquellos casos en los que prima más el trabajo propio de los socios que las aportaciones de capital
Pactos futuros entre los socios que permitan a los socios minoritarios igualar las participaciones de los socios mayoritarios.
En ambos casos, después de haber pasado como socio por varios proyectos, siempre hemos tenido mayor éxito en las empresas que las participaciones en la empresa no han tenido grandes diferencias y en situaciones en las que todos los promotores han tenido una implicación similar.

La tesis que si se suele cumplir casi siempre es que a mayor número de socios, mayores posibilidades de éxito siempre que exista confianza y honestidad entre todos los integrantes del proyecto. Eso sí, si eres una persona desconfiada por naturaleza y no admites otros puntos de vista en la gestión y desarrollo de la empresa, nunca te asocies, perderás tiempo y dinero.

Fuente: Blog de Sage

lunes, 16 de mayo de 2011

Consejos para mejorar las relaciones laborales

relaciones-motivacion-trabajo.jpg (460×345)
En el accionar cotidiano se traslucen los pensamientos más ocultos de las personas. Para lograr una relación efectiva con los otros, se necesita primero procesar los discursos privados. Antes de ser auténtico con los demás uno debe serlo consigo mismo.

Por Lic. Mauricio Castellón y Lic. Patricia Sadaukas*

Cada persona tiene un discurso público, uno privado (que se reserva) y uno oculto (que ni siquiera conoce). La interacción parece ocurrir entre los discursos públicos, mientras que los otros se mantienen escondidos.

No revelar los discursos privados y ocultos no parece ser importante, porque estos supuestamente son “pequeños” con relación a los públicos. Sin embargo, las interacciones humanas son todo lo contrario. Esconder el discurso privado es imposible, y además no es sano. Uno puede tratar de ignorar sus pensamientos y emociones perniciosos, pero se traslucen.

Transformando el diálogo interno

Existe un supuesto sobre los diálogos internos y es que estos deben mantenerse en su forma original. Por eso, “decirlos o no decirlos” se presenta como única alternativa. Este dilema nace a partir de una condición de contexto que se supone invariable y que nos condena a elegir ante dos únicas opciones. Sin embargo, se termina a partir de la elección de una nueva y tercera alternativa: procesarlos, hasta encontrar su esencia de pureza y efectividad.

Procesamiento de los diálogos internos

Antes de ser auténtico con los demás uno debe serlo consigo mismo. Por eso, el primer paso de es la toma de conciencia. Entonces, comienza el proceso de auto-aceptación, que no implica la validación.

El segundo paso es la asunción de responsabilidad. La clave de la transformación es sentirse protagonista, ser proactivo y encarar el esfuerzo de modificar la conducta propia, como palanca para modificar la situación.

Hay que revisar las propias intenciones: en vez de condicionar el éxito a la conducta del otro, incorporar una condición de satisfacción que sólo dependa de la conducta propia.

Entonces, resta analizar críticamente las opiniones e interpretaciones de los diálogos internos. Este análisis ayuda a ver que estos no son la verdad, sino una perspectiva posible de la situación.

El último paso es darse cuenta de que uno puede procesar sus diálogos internos, así como también las expresiones tóxicas de sus interlocutores.

De la conversación a la meta-conversación

A veces el problema no está en el texto de la conversación sino en su contexto. La meta-conversación convierte al contexto en texto. El clima -que tiñe y condiciona la conversación- se torna en el tema de la meta-conversación. Un ejemplo de ello es advertir la impaciencia en su interlocutor y comentar si es que tiene prisa.

En cada conversación inefectiva se esconden semillas para el aprendizaje y la transformación. Tal vez la competencia más importante de los seres humanos y de las organizaciones sea la capacidad de “procesar” los errores para convertirlos en oportunidades de mejora, dado que son justamente la materia prima del crecimiento.

En futuros artículos se abordarán otros conceptos aplicables al accionar cotidiano, para ayudarnos a establecer una efectiva relación con los demás y con nosotros mismos.

Fuente: MateriaBiz

miércoles, 11 de mayo de 2011

El entorno de la empresa y sus efectos

entorno1[1].png (400×347)
La empresa suele ser un ente cerrado con una estructura, una organización, una planificación o unos objetivos independientes. Sin embargo esa independencia no evita que, perteneciendo a un sistema económico más complejo, la empresa se vea influenciada por el entorno que la rodea.

La estructura de ese entorno, las relaciones que en él se establecen o los cambios que se producen tienen una influencia que la empresa no puede ni debe ignorar. Por eso debemos plantearnos qué factores del entorno pueden influir en las actividades de nuestra empresa y los efectos que éstos pueden producir.


Características y factores del entorno

La primera característica del entorno es la dinamicidad, que viene dada por el caracter cambiante del mismo y por la velocidad a la que se producen esos cambios.

La segunda es la ambigüedad ya que no hay una solución única a las circunstancias que el entorno nos ofrece, lo que le confiere una gran incertibumbre, que se acompaña porque no existe una tendencia clara sobre cómo se pueden suceder los acontecimientos que define la tercera y última característica, la discontinuidad y la inestabilidad de éste.

En cuanto a los factores, los podemos dividir en cuatro grandes grupos:

Socioculturales.
Económicos.
Tecnológicos.
Político-legales.
Dentro de estos cuatro grupos se encuadrarían las relaciones con los clientes, los proveedores, con la Administración o la competencia. También la aparición de nuevos productos, de nuevos sistemas productivos, de nuevas leyes o normas mercantiles, físcales, laborales o los cambios en el sistema financiero.

Los efectos del entorno en la empresa

Básicamente los elementos citados anteriormente tienen unos efectos en nuestra empresa que se suelen identificar como amenazas o como oportunidades. Los primeros representan los impactos negativos que podrían tener sobre la empresa y que suponen un peligro para la seguridad o los objetivos del negocio. Las oportunidades muestran los efectos positivos que han de aprovecharse para crecer, para mejorar en el desarrollo del negocio.

Es importante establecer un proceso de análisis de ese entorno para poder detectar esas amenazas y oportunidades que el entorno cambiante provocarán en la empresa, con el objetivo principal de sacar partido de las oportunidades y minimizar el impacto de las amenazas o, en el mejor de los casos, poder transformar esas amenazas en oportunidades.

Los cambios del entorno, sus formas y los efectos que éste tiene representan un reto para las empresas. Es necesario que éstas tengan una respuesta hacia ellos para conseguir que la empresa controle al entorno y no sea el entorno quien controla a la empresa.

Fuente: Blog de Sage

lunes, 9 de mayo de 2011

Consejos para ser un buen emprendedor

Un profesor de la Universidad Nacionalde Rosario sintetiza las características que debe reunir quien desee iniciar su propio negocio. Sostiene que son personas que se distinguen por su capacidad para 
concretar ideas y proyectos.

Autor: Universia Argentina

Compromiso, constancia, empuje, coraje físico y un gran entusiasmo, son estos las características de personalidad que debe tener todo aquel que quiera convertirse en un emprendedor exitoso. Así lo afirma el Dr. Sergio Albano, investigador y profesor, director del Departamento de Práctica Profesional de la Escuela de Administración de la Facultad de Ciencias Económicas y Estadísticas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). En este artículo, consejos para concretar proyectos de negocio rentables.

‘ El emprendedor es un líder que acomete con garra y coraje, asumiendo riesgos personales, un proyecto por cuenta propia. Inventa la actividad, vislumbra la oportunidad de un negocio alrededor del cual tiene intereses y vocaciones específicas’ , señala el Dr. Sergio Albano.

Asimismo, agrega: ‘ Emprendedor es la persona que tiene la idea y concepto de un producto o servicio a realizar. Es capaz de empezar e implementar un proyecto que es rechazado por la mayoría. Sabe interpretar las características reales del entorno a pesar de que no son aparentes a su competencia. Es capaz de luchar ante cualquier inconveniente que se le atraviesa a su estrategia y no le teme al fracaso. Además, es capaz de crear un grupo con motivación que le da la estructura requerida’ .

El caso más común, agrega Albano, que incita a emprender un negocio, ‘ es la necesidad personal de ser nuestro propio dueño. También nos llevan a iniciar un negocio, los sueños en la vida, objetivos, concretamente hablando’ .

En cuanto a la idea inicial del primer negocio, según el profesor ‘ también se dan los casos en los que se implementa algo que no existía en la zona motivado por alcanzar una ganancia monetaria satisfactoria. Esta última opción es tomada por los trabajadores que buscan asegurar su vejez’ .

Para responder a la pregunta inicial ¿Qué se necesita para ser un emprendedor verdadero? Albano indica las siguientes características a tener en cuenta: motivación, que incluye capacidad de compromiso, constancia, empuje, coraje físico y un gran entusiasmo para toda clase de ideas.
En segundo lugar se requiere saber, es decir, conocimiento en los temas que se van a desarrollar en los proyectos o actividades, saber adaptarse a las diversas situaciones y saber comportarse ante las circunstancias. De la misma manera son sustanciales la capacidad de mando, en el sentido de ser guía o líder se requiere visión, es decir, percibir las oportunidades, generación de ideas, asumir riesgos ?conocer las debilidades y fortalezas-, capacidad de autocrítica, independencia para tomar decisiones y dar mandatos, capacidad de asociación, de innovar y responder ante la adversidad, capacidad de comunicación y negociación, y por último docencia.

No obstante, Albano comenta que quienes piensan al éxito como factor de suerte, y encierran sus lamentaciones en la poca dicha que han obtenido, suelen representar lo opuesto al emprendedor. ‘ No son capaces de aceptar las razones reales que producen la riqueza y siempre serán inconformes de oficio e inconformes con sus oficios. Todos tenemos el potencial, solo falta arrancar para salir adelante’ .

A lo mencionado, agrega que para los emprendedores la conformación de los equipos de trabajo puede ser un punto crucial y en extremo delicado. No sólo se trata de conformar un equipo para un proyecto dentro de una organización ya establecida, sino que se trata de una empresa totalmente nueva.

Albano destaca que ‘ una de las grandes ventajas que tienen los nuevos emprendedores es que son soñadores y por lo general no están contaminados con la totalidad de los riesgos. Son más agresivos que sus competidores al establecer una estrategia clara y poseer objetivos definidos’ .

Por último, el Profesor de la Facultad de Ciencias Económicas, explica que un problema muy común es que muchas empresas en sus inicios no cuentan con un sistema contable, es decir, solo llevan un pobre control de entradas y salidas, y sus ingresos no son aprovechados eficientemente en la expansión del negocio. Esta es la razón por la cual la mayoría de los negocios primerizos no son redituables, y quiebran.

Por esta razón, recomienda que los emprendedores sean organizados en su negocio, para de esta manera alcanzar mayores probabilidades de éxito con su empresa y se logre el objetivo principal que es la generación de riqueza económica para que el emprendedor se convierta en empresario, conduciendo de esta manera a su grupo de accionistas o socios.

Fuente: es.globedia.com

viernes, 6 de mayo de 2011

¿Qué es lo que realmente quieres?

Kamala : Lo primero que te tienes que plantear ante cualquier cosa que desees emprender para mejorar tu vida, y la efectividad de las técnicas energéticas para la liberación emocional que aligera el paso para conseguir tus deseos.

Por Montse Ceide

Dime...

¿Qué estás haciendo para mejorar tu vida?

A lo largo de una vida llena de inquietudes, de investigar y profundizar en la psicología y las emociones del ser humano, en un afán personal de avanzar en mi propio camino, he llegado a la certeza de que el máximo bienestar, el óptimo estado de salud del ser humano pasa por el completo equilibrio energético.

Ya se ha comprobado y aceptado por fín la gran efectividad de la acupuntura, cuyo objetivo para alcanzar la salud no es otro que conseguir el equilibrio energético de tu cuerpo. Pues bien, cada vez se está investigando más, y profesionales de todo el mundo ya aplican la Psicología Energética, mediante técnicas energéticas de liberación física y emocional, para tratar los asuntos emocionales sin resolver que suele haber detrás de cada dolencia y bloqueo (miedos, creencias negativas, traumas..).

Ahora, gracias a todas estas investigaciones se puede sanar en horas lo que antes llevaba meses o años..., de una manera suave y no invasiva, sin recrearse en el drama, simplemente deshaciendo los nudos energéticos que están reflejados en nuestra memoria celular.

Te dejo con éste planteamiento, el primero que siempre recomiendo:

¿Qué es lo que realmente quieres?

Te invito a dar el primer paso para sentirte bien. Difícilmente uno puede ser fiel a sí mismo si para empezar no sabe lo que realmente quiere. Intenta ser lo más específico posible. Tal vez te sorprendas de que no es tan fácil concretar y definirlo.

Busca un espacio tranquilo, un momento que tengas ocioso del día, o bien antes de acostarte, o al levantarte por la mañana.. elige el momento que más te convenga. Ve aquietando tu mente mientras te centras en tu respiración y hazte una vez más la pregunta..

¿Qué es lo que estoy queriendo?... espera hasta tener la respuesta. Aunque estés tentad@ de decir “ No sé”, confía. En realidad sí sabes, siempre lo sabes pero no confías en tu intuición, en tu inconsciente, en tu maestro interno.. así que confía y espera la respuesta. Siempre tienes TODAS las respuestas.

Ahora dí la respuesta en voz alta y observa como te sientes. Es buena idea escribirlo.. escribe qué es lo que quieres, y escribe también cómo te sientes con ello.. ¿Te lo crees? ¿Crees que te lo mereces? Surge algún "Sí, pero....".
Observa todo ello pues lo que encuentres pueden ser obstáculos que te impiden conseguir lo que deseas.

EFT es una herramienta maravillosa para trabajar los "pero.." y allanar el camino de obstáculos mentales y de creencias limitadoras hacia el conseguir lo que realmente quieres.

Fuente: Emprendedoras

miércoles, 4 de mayo de 2011

El modelo Canvas como guía para emprender

CANVAS.png (1467×1034)

A la hora de que un emprendedor se enfrente a la tarea de crear y planificar su modelo de negocio pordemos recurrir al modelo Canvas como guía para ese procedimiento. El modelo Canvas fue creado por Alexander Osterwalder y trata de hacer que el proceso de desarrollo de un nuevo modelo de negocio contemple todos los aspectos claves que la futura organización ha de tener en cuenta.

Para eso el modelo gráfico de Canvas se divide en varias secciones, cada una de ellas se refiere a un item determinado sobre el que el emprendedor debe trabajar, indicando a éste las preguntas clave con cuyas respuestas puede analizar las condiciones en las que se encuentra su negocio en relación a cada uno de los apartados.


Las claves de nuestro modelo de negocio

Partimos de que nuestro negocio ha de aportar valor, por tanto lo primero que debemos definir es cuál es nuestra propuesta de valor y qué necesidad del mercado solucionamos con nuestra propuesta. Otro de los aspectos fundamentales a contemplar es concretar las actividades clave y qué recursos clave debemos considerar para poner en marcha nuestra propuesta de valor.

Se necesita concretar quiénes van a ser los socios y qué aportan cada uno de ellos, tanto desde el punto de vista de los recursos clave como de las actividades definidas en el punto anterior. Lo mismo con los proveedores y colaboradores con los que vayamos a relacionarnos.

Un tercer grupo es el que se ocupa de los clientes, quiénes pueden beneficiarse de nuestra porpuesta y pueden ser nuestros clientes objetivo, cuáles serían los más importantes, cómo será nuestra relación con ellos y qué canales utilizaremos para ello.

Los aspectos económicos

Por supuesto, este modelo contempla los aspectos económicos del proyecto emprendedor. Por un lado habrá que definir la estructura de costes, especificando cuáles son los costes más importantes, los recursos y actividades clave más costosas, los costes fijos, los variables y la escalabilidad del modelo.

Por último, se ocupa de la generación de ingresos. Por qué nuestros clientes estarían dispuestos a aceptar nuestra oferta, cuánto estarías dispuestos a pagar por lo que les ofrecemos o cómo y en que plazo cobraríamos de nuestros nuestras ventas.

Este modelo tiene una doble función, primero servir como guía, como mapa sobre el que el emprendedor pueda trabajar para generar un modelo de negocio completo y, en segundo lugar, incita al emprendedor a analizar los puntos fuertes y débiles de ese proyecto “obligandole” a responder a todas las preguntas clave que el modelo plantea.

Fuente: Blog de Sage

lunes, 2 de mayo de 2011

Emprender desde la escuela

02-nino-rico-en-su-casa300a081108.jpg (300×400)Las últimas estadísticas publicadas revelan que sólo un 3% de los universitarios españoles contempla la opción del emprendimiento como salida laboral. Eso contrasta con la media europea que se situa en el 40% ó con el 65% de los universitarios norteamericanos. Esta evidente que la única manera de elevar esta pobrísima estadística es incluir el emprendimiento en la educación y enseñar a emprender desde la escuela.

Hay varias iniciativas en este sentido pero siguen siendo muy minoritarias y que se centran en unas actividades determinadas orientadas a unos pocos estudiantes, sin ponerlo en marcha de manera generalizada y sin una continuidad que pueda tener los efectos deseados.


Fomentar el espíritu emprendedor

El primer efecto de introducir en emprendimiento en las aulas es el fomento del espíritu emprendedor. Acercar a los jóvenes lo que supone crear, desarrollar y gestionar un negocio y alejar la figura del empresario de los tópicos del rico explotador o del que se aprovecha del esfuerzo de los trabajadores para vivir en la opulencia.

No se trata de poner en marcha una fábrica de empresarios sino de fomentar una mínima cultura empresarial que pueda servir de estímulo para que los que en estas condiciones ni se plantean su futuro a través del autoempleo pudieran optar por esa alternativa una vez que conozcan lo que significa emprender.

Dar a conocer lo que supone ser empresario es el primer paso para aumentar ese porcentaje de futuros emprendedores. Pero es algo más, es inculcar en los jóvenes los valores de lo que supone ser empresario, pero ser empresario de verdad y no de los que dan el pelotazo o los del tópico de bigote, el puro y el Mercedes.

Los valores del emprendedor

El fomento de la actividad emprendedora en la escuela puede poner en valor la enseñanza de conceptos económicos básicos sobre el funcionamiento del mercado, la gestión de los beneficio, la producción, la comercialización, etc. pero hay otra serie de valores que se vinculan al emprendimiento y que pueden servir para la formación de los escolares sin necesidad de que luego los apliquen exclusivamente en el desarrollo de una actividad empresarial.

La colaboración y el trabajo en equipo, la motivación y la iniciativa, la planificación, la búsqueda de la originalidad y de la innovación son valores y actividades que se vinculan con la actividad emprendedora y que son muy positivos para el que los recibe, más allá de lo que le depare su futuro profesional.

Que los jóvenes conozcan el sentido del emprendimiento, que experimenten con lo que supone tener su propio negocio es una manera de estimularlos, de que compueben si esa opción es válida para ellos y les aporta una serie de conocientos que llegados al momento de tener que pelear por hacerse un hueco profesionalmente pueden serles de una gran ayuda.

Por todo ello deberíamos plantearnos introducir de una manera regulada y continuada el emprendimiento en la escuela. Desde luego el déficit que tenemos de emprendedores y los beneficios que podría suponer requieren hacerlo cuanto antes.

Fuente: Blog de Sage