miércoles, 29 de junio de 2011

CLAVES PARA SER EMPRENDEDOR CON ÉXITO EN INTERNET

  • Todos los startups tienen que tener un lider muy definido, y está persona además de conocimiento y capacidad de gestión, debe tener empatía y personalidad para poder liderar un grupo.

    Por Carlos Blanco

  • Un buen líder tiene que hacer su “primera venta” fichando y convenciendo a buenos socios.
  • Se muy cuidadoso eligiendo tus socios, es más fácil divorciarse que separarse de un socio.
  • Las acciones tienen que repartirse en función de los valores aportados, estamos acostumbrados al formato “tarta o pastel” donde repartimos a partes iguales, eso es un error.
  • Si fichas a un CEO para la empresa que has montado, tienes que dar un buen plan de acciones para lograr fichar gente de nivel. Recomiendo plan de acciones del 5 al 18% en función de permanencia, ebitda y exit.
  • Crear un gran equipo, tanto de socios como de profesionales es una de las principales claves.
  • Nunca hay que cambiar “mano de obra” por acciones, sólo tienes que dar acciones a aquellas personas o empresas que aporten (dinero, estrategía, networking, socio industrial, experiencia empresarial, …).
  • Hay que montar la empresa cerca de donde haya talento, analiza tus necesidades y “las canteras” (universidades, competencia, …) para decidir donde montar oficinas.
  • La diferencia en los negocios y proyectos no está en la idea, está en las personas y la ejecución.
  • Analiza antes de emprender el impacto en tu vida personal, todo va a cambiar y necesitas el apoyo de tu pareja y/o familia.
  • Si tu pareja no te apoya como emprendedor, o la convences o la dejas.
  • El primer inversor de tu negocio tienes que ser tu mismo y las personas que están cerca tuyo (tu familia, tus amigos, tus vecinos) … los llamados FFF.
  • Piensa, reflexiona y actua, no tengas miedo a equivocarte, cuanto más nos equivocamos más sabios nos hacemos.
  • Aprende de tus errores y comentalos tanto de forma privada como pública.
  • No hace falta que inventes nada, hay muchos negocios que se pueden copiar de otros países y no están todavía en España.
  • Las ideas no valen nada”, para mi tiene entre un 5 y un 15% de la clave del éxito.
  • El azar no existe en los negocios, todo es una toma de decisiones constante.
  • Observa tu entorno, fijate en tus hijos, en tus amigos, en lo que rodea tu trabajo y te saldrán ideas y oportunidades de negocio.
  • Tienes que asistir a todo tipo de eventos profesionales y de networking, nunca sabes donde está tu socio ideal o nuevos trabajadores para incorporar talento a tu equipo.
  • La importancia de la usabilidad es brutal, pero muchos (yo incluido) nos olvidamos de eso en nuestros productos (los tequis mandan demasiado).
  • Hay que tener claros todos los KPI’s de tu negocio.
  • Necesitas métricas de todo lo que ocurre en tu web, absolutamente todo, eso te aportará información muy importante para tu negocio.
  • Tenemos que expandirnos internacionalmente, pero con sentido y analísis previo de los mercados.
  • Brasil es un mercado enorme donde los españoles son bien recibidos, allí se paga una coca-cola y un periodico con tarjeta de crédito, eso sí la logística y el comercio electrónico son más complicados por la dispersión geográfica.
  • Antes de ir a un mercado tienes que ir a visitar ese país y entender su cultura, no adaptarse es uno de los problemas (sobre todo en Francia donde la mayoría de emprendedores españoles han fracasado).
  • Antes de emprender tienes que pensar y definir el modelo de negocio, el cual puedes cambiarlo o evolucionarlo, pero es muy complicado nacer sin fuentes de ingresos ya que luego cuesta mucho. Puse el ejemplo de Meneame o Youtube.
  • En el equipo fundacional o en los trabajadores importantes tiene que haber gente experta en captación de tráfico (SEO y/o SEM en función de tu negocio). El problema lo tienes que la mayoría de muy buenos SEO’s y SEM’s están emprendiendo y no trabajan para otros.

    Fuente: CarlosBlanco

lunes, 27 de junio de 2011

Un emprendedor debe ser técnico y pensar a lo grande

Bernardo Hernández, de Google, pide un cambio en la mentalidad y perfil de los emprendedores españoles

Bernardo Hernández, director de productos emergentes de Google, estuvo la semana pasada en Barcelona y aprovechó su participación en el congreso de Ascri para dar un varapalo tanto a los emprendedores como a las entidades de capital riesgo de nuestro país. Para él, es necesario un cambio en la educación y en la mentalidad y perfil de los emprendedores para que sus proyectos sean viables y exitosos, ya que les acusó, en general, de "no pensar a lo grande".

El vigésimo quinto aniversario de la Asociación Nacional de Capital Riesgo (Ascri) se celebró la semana pasada en Barcelona coincidiendo con el Salón del Emprendedor y Equipos&Talento estuvo presente en las diferentes conferencias que formaron parte del evento. Ascri aprovechó la ocasión para organizar un congreso en el que diferentes ponentes dieron su visión de la actualidad económica española y más concretamente del papel que el capital riesgo (CR) ha jugado y debe jugar en ella.

En este marco destacó Bernardo Hernández, director mundial de productos emergentes de Google, quien centró su intervención en realizar una comparación entre la actividad de las entidades de CR en España y Estados Unidos. Y las españolas no salieron demasiado bien paradas en esta comparación, ni tampoco los emprendedores de nuestro país. Las primeras por que tienen un tamaño demasiado reducido para poder acometer grandes inversiones en grandes proyectos, no apoyan a los emprendedores en su gestión del día a día desde el primer al último momento, cuando realizan la desinversión, y también por querer controlar demasiado los proyectos en los que participan, mermando el liderazgo y la capacidad de decisión del emprendedor. Y a éstos les pidió un cambio de mentalidad.

Así, Hernández aseguró que se necesitan emprendedores distintos, ya que considera que para el éxito de su proyecto es clave la calidad y el perfil del emprendedor. En Estados Unidos la gran mayoría, según explicó, son ingenieros, mientras que en España son MBA o abogados. En su opinión un emprendedor debe ser un técnico con aspiraciones emprendedoras, ya que es la tecnología la que aporta la capacidad de diferenciación a los proyectos. En este sentido, hizo hincapié en la necesidad de cambios en la educación y en la cultura empresarial española, y en que son las propias universidades las que deben crear empresas, cuando en nuestro país es al contrario: las compañías crean sus propias universidades al no estar satisfechas con la formación que sus profesionales pueden obtener de los centros educativos superiores.

En busca de grandes ideas

Bernardo Hernández subrayó que a su departamento en Google les llegan cientos de proyectos al año provenientes de España, y que todos adolecen de la misma carencia: “no piensan a lo grande”. El director de productos emergentes de Google puso aquí el ejemplo del fundador de su compañía, que ya en la universidad planteó su proyecto de una forma global, ya que quería crear un buscador que pudiese encontrar información en todo internet, lo que implica una grandeza de miras que considera necesaria para poder tener el impulso que lleve al éxito.

Otra reflexión que hizo en su ponencia, que mantuvo a los asistentes al congreso de Ascri atentos en sus asientos de la primera a la última palabra, fue la necesidad de “diferenciar entre grandes ideas y grandes ideas que puedan convertirse en negocio sostenibles”. Ante este escenario, Hernández recomendó a los presentes que creasen en sus entidades comités de selección de proyectos en los que estuviesen incluidos expertos en tecnología, que se involucrasen más en la gestión del día a día de sus participadas y que invirtiesen sin miedo, pero con criterio en nuevas tecnologías. Acabó su intervención asegurando que “en España se necesita capital que sepa asumir riesgos”.

viernes, 24 de junio de 2011

‘Volver al futuro’ con Steve Jobs

steve-jobs-joven-apple-juventud.jpg (362×217)
Un video de 1997 recuperado por un fan de Apple muestra a un joven CEO prometiendo innovar; ya entonces pensaba en productos únicos, en los altibajos de la Bolsa, y en el arte de decir “no”



Por Philip Elmer-Dewit




¿Recuerdas a Steve Jobs en 1997? Ya hablaba de construir productos realmente únicos, de cómo enfrentar a la prensa, del arte de decir “no” y de cómo encarar los altibajos en la Bolsa.
No sé cómo lo encontró, pero un usuario de YouTube de nombre ‘superapple4ever’ localizó un video de Steve Jobs grabado en 1997. Se trata de una sesión de preguntas y respuestas en el marco de la Conferencia Mundial de Desarrolladores, la primera en la que participó después de su regreso a la empresa de la manzana.
El video íntegro, publicado aquí, dura más de una hora, y Jobs es el que más habla. En el minuto 1:40 el ejecutivo sube al podio y se le da una ovación de pie.
Lo que más llama la atención hoy, dado el comportamiento que han tenido recientemente las acciones de Apple en el mercado, es la sección del vídeo que va del minuto 6 al 9, cuando Jobs habla sobre cómo lidia Apple con los ataques de la prensa y de Wall Street.
“La prensa, como el precio de las acciones, se resolverán por su cuenta. Para fin de este año, el escenario será diferente. Soy como un veterano en esta industria, cuando ves altos y bajos, y has visto tantos, ya sabes lo que pasará”.
Su consejo en materia de inversión (que no es el nuestro): “Cuando te despiertes por la mañana y la prensa subestime a Apple, sal y compra algunas acciones.

Fuente: CNN Expansion

miércoles, 22 de junio de 2011

Reputación on-line y presencia en Internet; ¿la tenemos controlada?

Reputación on-line y presencia en Internet; ¿la tenemos controlada? Los resultados que aparecen en búsquedas son una combinación de información que hemos publicado e información publicada por otros. Esta información puede, a veces, no ser de nuestro agrado ya que el abanico donde pueden aparecer opiniones sobre nosotros es muy grande.

Desde Flickr hasta Youtube son lugares donde pueden aparecer opiniones vertidas o información que no deseamos que se conozca, al menos, en un periodo de tiempo. La presencia en Internet debe estar milimetrada ya que pueden enturbiar el camino o mostrar información desafortunada.


La proliferación de las redes sociales y la facilidad de su uso, sumando su veracidad y posibilidad de crecer hacen de estos sistemas armas de doble filo. El cuidado y la protección de nuestros datos debe ser extremo; acompañando cada acción con unas credenciales responsables.

Creando una reputación honesta

La proactividad es el arma más inteligente; a esto debemos sumarle inteligencia y sentido común. A estos aspectos les añadiremos la información a crear; cuanto más contenidos positivos generen personas y organizaciones, más difícil resultará a un tercero que sus comentarios superen a estos.

La reputación en una empresa debe nacer de los quehaceres de la misma. Ya que a medida que crezca o muestre productos o servicios nuevos, los deberá acompañar de información acorde a lo que es. Si mostramos un nuevo producto informático destinado a la seguridad en la pyme deberemos proporcionar información clara y posicionarlo en canales especializados.

Vigilando el infinito

Es una tarea imposible la de vigilar Internet. Más bien, es estúpido pretender controlar todo lo que sucede en la red de redes. Una de las maneras más usadas para vigilar contenidos relacionados con nuestros servicios es la identificación con un nombre o nick de empresa. Estas credenciales argumentarán la honradez del contenido.

Al usar unas credenciales férreamente marcadas por la empresa, que argumenten su veracidad, ganaremos posicionamiento ya que cuando alguien busque nuestro nombre en un buscador como Google, los resultados que aparecen son una combinación de información que hemos publicado, más la información relacionada y publicada por otros.

Google nos ofrece una magnífica herramienta para verificar en todo momento nuestros usuarios y ver la relación que tiene en Internet. Desde este panel podremos ver los enlaces hacia nuestro usuario, los comentarios y menciones con un rápido vistazo.

Para despreocuparnos un poco podemos delegar trabajo en Google Alertas. Dentro de sus opciones podremos configurar avisos para notificarnos cuándo y quién habla de nosotros o hace referencia a algún post o comentario de nuestra empresa.

Para comprender y vigilar nuestra reputación on-line debemos tener presentes tres fases: monitoreo, identificación y contrastación de la veracidad y la fase de reposicionamiento. En la primera fase debemos centrarnos en el número de sitios donde aparece información relacionada, en la segunda podemos centrarnos en quitar los mensajes negativos y en la última aprovechar las fases estudiadas para aumentar el número de visitas a nuestros productos.

Mi conclusión

En la ecuación del cuidado de nuestros contenidos y posibilidad de aprovechar todas las opiniones vertidas podemos usar herramientas como las de Google u opciones como Trust-index cuyo objetivo es asignar un índice de confianza a una determinada información.

Fuente: Blog de Sage

viernes, 17 de junio de 2011

Asesinos de buenas ideas

Una realidad innegable es el hecho de que pocas, muy pocas empresas están obteniendo lo mejor de su gente y esto es consecuencia directa de la falta de un liderazgo efectivo y también de la falta de preparación de quienes propone ideas nuevas. 


En las empresas, los resultados extraordinarios se logran con gente ordinaria que sabe como presentar sus ideas para su aprobación, bajo un ambiente participativo propiciado por el líder. En ese ambiente participativo se incluye a quienes por lo general –como abogados del diablo-, solo ven el lado negativo de las propuestas. No basta con que la idea se presente en la forma correcta, quienes nos desarrollamos en los niveles directivos de las empresas hemos sido testigos, o hemos experimentado personalmente la muerte de algunas ideas excelentes que fueron transmitidas perfectamente bien pero que se decidió enviarlas prácticamente al “archivo muerto”.

Alguien propone una idea para solucionar un problema crítico después de haber consultado al personal de la empresa, a algunos clientes y a consultores expertos. Cuando surgió esa idea, confirmaron la viabilidad de la misma con otros grupos de especialistas y prepararon una propuesta clara, sencilla y concisa que resaltó los principales factores, las alternativas consideradas, las ventajas y los riesgos y la innovación que representaba implementarla. La presentación de la idea era impecable, parecía caso de libro de negocios.

Un miembro del comité de evaluación ve la propuesta como una amenaza personal para su posibilidad de ascenso y propone que antes de aprobar la idea, ésta se envíe al comité de asuntos legales –mejor conocido como comité de asuntos sin importancia- , el comité vota y se decide enviar la propuesta a dormir. Las ideas mueren en las empresas por motivos que no son completamente racionales y esto puede ocasionar elevados costos de oportunidad.

Los grupos directivos están compuestos en su mayoría por personas que quieren los mejor para la empresa y trabajan en equipo con honestidad. Sin embargo, debemos de aceptar que como personas, somos complejos y susceptibles a fallas o defectos como los celos, el temor, la desconfianza, la envidia, la complacencia, la frustración, los conflictos de interés, la falta de visión de futuro, la vanidad o la ingenuidad. Los ataques a las ideas se disfrazan de análisis profundos, bien estructurados y bien intencionados aunque su objetivo principal sea matar la idea y son muy difíciles de refutar si uno no está preparado para hacerlo.

Quienes en la empresa se encargan maquiavélicamente de que las buenas ideas no prosperen usan varias tácticas:

 a) Demora, el oponente usa argumentos razonables para convencer que la idea propuesta debe esperar hasta que se logren ciertas condiciones o que se termine algún proyecto pendiente. 

b) Confusión, el oponente usa un sinfín de cifras y datos irrelevantes, su lógica parece intrincada y trata de crear confusión para que los miembros del comité concluyan que la propuesta no está bien elaborada. 

c) Sembrar miedo, el oponente menciona algún proyecto pasado que fracasó y busca similitudes con la propuesta haciendo creer que puede pasar lo mismo de nuevo. El concluir que un hecho pasado puede afectar una nueva idea propuesta parece incorrecto o hasta tonto, pero cuando se logra el objetivo del ataque, el resto del comité duda, teme, se le despierta la ansiedad y se dificulta convencerlos con refutaciones analíticas.

d) Ridiculizar, en esta táctica el oponente no centra su ataque en la idea sino en la persona o personas que la proponen y de manera directa o indirecta trata de que quien propuso la idea sea visto como un tonto o incompetente. Cuando esta táctica funciona, se presentan daños colaterales además de matar la idea: quien o quienes la propusieron ven mermada su reputación y su credibilidad.

Para combatir las tácticas anteriores debemos ser más listos que el o los atacantes para evitar que las buenas ideas sean convertidas en nada. Las propuestas para responder a los atacantes son:

 a) No rechazar las opiniones opuestas, en otras palabras “deja que los leones entren a la arena”, es mejor que estas personas estén presentes, incluso hay que enviarles por anticipado copias de la propuesta. Podemos ganar admiración y respeto por el hecho de saber pararnos frente a los “profetas del desastre”.

 b) No responder a los ataques con un cúmulo de datos y cifras, debemos responder las preguntas de forma breve y con enfoque. No se debe usar un vocabulario complejo sino una buena dosis de sentido común. 

c) Ser respetuosos, no tomar la situación como algo personal, no perder el autocontrol. Para lograr la aprobación, se requiere una conexión intelectual y también una emocional. Fomentar el respeto mutuo en una discusión sobre nuestra propuesta nos permitirá ganarnos el corazón de los presentes. 

d) Enfócate en el resto de los presentes y no solamente en el atacante, debemos tener en mente que lo que buscamos es la aprobación de la mayoría aunque algunos se opongan. Hay que mantener la atención en el resto para que no se confundan o se asusten y para evitar que consideren la idea de demorar el proyecto.

 e) Prepararse cuidadosamente, preparar una sesión previa con nuestros colaboradores de la idea para revisar las posibles formas de ataque y con ello, descubrir ataques potenciales que de otra manera no imaginaríamos y de esta forma, tener respuestas efectivas, respetuosas y a la mano cuando las necesitemos para responder bien y en tiempo real ante un ataque sorpresa.

Las propuestas aquí mencionadas nos ofrecen una manera directa de prepararnos para enfrentar el ataque de los “asesinos de ideas” que por celos, temor, desconfianza, envidia, frustración, conflictos de interés, falta de visión de futuro o vanidad, sistemáticamente se oponen a quienes tienen buenas ideas.

Fuente: DeGerencia

miércoles, 15 de junio de 2011

Todo emprendedor debe ser buen vendedor



Emprender es también tener capacidad comercial. Esta cualidad es necesaria pero no suficiente para triunfar y consolidarte, y te asegura un altísimo porcentaje de posibilidades de que tu proyecto salga bien.

Muchas veces nos preguntamos cual es la clave de cualquier emprendedor para poder triunfar. Yo al final llego a la misma conclusión. Hay que saber vender o por lo menos disponer de estos recursos comerciales en el proyecto. He visto triunfar proyectos como Polymita, Estal Packaging, Eurekakids, Semantix o Ecowash. Todas estas empresas han diseñado unos mecanismos comerciales que las sitúa como pioneras en sus respectivos mercados.

Ya sea el CEO o el director Comercial, la empresa o proyecto tiene que ser un primer espada en el mundo de la venta. Esto no es nuevo pero lo que si resulta innovador es la capacidad que puede tener el impulsor del proyecto. La misma tiene que estar volcada al mundo de la venta, destacando su labor de vendedor de las soluciones como de la empresa en su conjunto. Nadie mejor que el propio impulsor podrá convencer y deleitar de las virtudes del proyecto empresarial. Y los emprendedores tienen que aprender la lección que lo más importante de cualquier proyecto no es la tecnología, la innovación o el valor añadido de determinada aplicación. Lo más relevante es saber vender lo que ofrece el proyecto.

Muchos proyectos de emprendedores empiezan con un diseño casi perfecto de las operaciones, del prouecto o servicio, de las campañas de marketing, y de una ajustada pero precisa financiación. Pero muchos de ellos se olvidan de la parte más importante que es salir a vender. Los emprendedores deben prestar especial atención a la rentabilidad del proyecto, a vender ellos mismos y a dedicar el máximo de recursos y atención a la actividad comercial y de generación de ingresos. Nadie piensa por nosotros y debemos liderar esta tarea nosotros mismos.

lunes, 13 de junio de 2011

Emprendedores que llegaron a CEOs sin terminar sus estudios

Bill-Gates-joven.jpg (328×230)BILL GATES, Microsoft

Bill Gates dejó la Universidad de Harvard en el tercer año para dedicarse a fundar Microsoft Corp. en 1975 y convertirse años después en uno de los hombres más ricos del mundo.

La falta de un título no fue impedimento para que Gates negociara un acuerdo con International Business Machines (IBM) y obtener el derecho de cobrar por la licencia de su sistema operativo.

El arreglo provocó que el sistema operativo Windows de Microsoft fuera utilizado en más del 90% de las computadoras en todo el mundo.

En junio de 2008, Gates dejó en la dirección de la firma a Steve Ballmer, quien sí terminó sus estudios universitarios.

En 2007, Gates regresó a Harvard para recoger un título honorífico.
(con información de Fortune)



STEVE JOBS, Apple

Steve Jobs asistió sólo un semestre al Reed College, pues decidió dejar la escuela para fundar Apple en un garage al lado de Steve Wozniak en 1976.

Tras abandonar la universidad, Jobs vendió su auto y Wozniak su calculadora Hewlett-Packard para obtener 1,300 dólares y fundar la compañía.

Al cumplir los 26 años se ganó la portada de Time Magazine y en 1985 fue despedido de Apple Computer.

En 1997, Jobs regresó a la compañía -a la que salvó de la bancarrota- y la colocó como una de las firmas de tecnología más respetadas en todo el mundo.

Steve Jobs también fundó Pixar, compañía que domina el negocio de la animación y se volvió tan rentable que Disney la adquirió por 7,500 millones de dólares (mdd).

A su regreso, Jobs se convirtió en parte de 103 patentes de Apple y cada vez que lanza un nuevo producto mantiene en vilo a millones de personas.

Con información de CNNMoney y Apple Museum



MICHAEL DELL, Dell

Michael Dell inició su compañía en su dormitorio de la Universidad de Texas y ocho años después se convirtió en el CEO más joven en presidir una empresa de la lista de Fortune 500.

No permaneció lo suficiente en la Universidad de Texas como para recoger su título universitario.

En su momento, los críticos no esperaban que la naciente compañía pudiera hacer frente a los gigantes tecnológicos. Hoy Michael Dell y su empresa son objeto de estudio en la Facultad de Negocios de Harvard.

El jefe de Dell comenzó en los negocios a los 12 años, cuando consiguió un permiso fiscal del estado de Texas para revender estampillas y tarjetas de béisbol.

Con información de Fortune





MARK ZUCKERBERG, Facebook

Mark Zuckerberg dejó la Universidad de Harvard gracias a Facebook y se convirtió en 2008, con 23 años de edad, en el millonario más joven de la lista de Forbes.

En 2008, contrató a Sheryl Sandberg, de 40 años, para que abandonara Google y lo ayudara a hacer dinero, y el trato funcionó: en mayo de 2011, el Wall Street Journal calculaba que la red social estaba en camino de lograr 2,000 millones de dólares en ganancias.

Con un ritmo de crecimiento acelerado, Facebook podría justificar un valor de 100,000 millones de dólares cuando decida abrirse al mercado bursátil.

En 2010, Zuckerberg duplicó su fortuna en 238% y se ubicó en 13,500 millones de dólares, colocándose en el sitio 52 del ranking de multimillonarios de la revista Forbes, superando incluso a Steve Jobs, quien ostenta el puesto 110.

En ese mismo año, la imagen del fundador de Facebook vistió la portada de la revista Time como la persona más importante de 2010.

Con información de Fortune.



LARRY ELLISON, Oracle

Larry Ellison asistió a la Universidad de Chicago y a la Universidad de Illinois: ambas las dejó. Durante su juventud Ellison tuvo problemas con figuras de autoridad y no era considerado el mejor estudiante.

En 1977 fundó una compañía que actualmente vende software y hardware a algunas de las firmas más importantes del mundo, siendo un referente en el manejo de bases de datos.

La firma ha crecido a un ritmo vertiginoso. En 2010 tuvo ganancias por 6,100 millones de dólares y compró Sun Microsystems por 7,400 millones de dólares.

En marzo de 2011, Oracle alcanzó el puesto 48 entre las compañías más admiradas de la revista Fortune.

Con información de Fortune y CNNMoney.



EN GOOGLE, SÍ ESTUDIARON

Larry Page y Sergey Brin son graduados de la Universidad de Stanford.

En 1996 construyeron un motor de búsqueda llamado ‘Back Rub’ que utilizaba links para determinar la importancia de las páginas web.

En 1998 formalizaron su trabajo creando Google.

Actualmente, la tecnológica ofrece una docena de productos y servicios, incluyendo el sistema Android para teléfonos inteligentes y tablets, así como opciones de publicidad y correo electrónico, por sólo mencionar algunos.

En 2004, Google recaudó 1,670 mdd en su oferta pública inicial.

Con información de Google

Fuente: CNN Expansión

viernes, 10 de junio de 2011

Hay dos clases de emprendedores…


Hay-dos-clases-de-emprendedores.-Unos-son-los-que-hacen....jpg (336×224)
La definición de un emprendedor es un tema que apasiona a los académicos pero que a mí ha dejado de preocuparme hace tiempo. Tengo mi propia visión y la he compartido en este espacio en innumerables ocasiones, sin embargo nunca está demás retomar el tema y compartir posiciones.


Por Marcelo Berenstein

Días atrás, me topé con una lectura de Chris Dixon con el que me identifiqué inmediatamente y comparto con Ustedes.

Dice Dixon: “Hay dos clases de personas en el mundo. Los que empezaron una compañía y los que no. “Empezar” no significa unirse tempranamente como uno de los trabajadores, o invertir o asesorar o ayudar. Significa empezar sin dinero, sin ayuda, sin nadie que crea en usted (excepto quizás sus amigos más cercanos y la familia), y construir una organización desde un cubículo arrendado con tarjeta de crédito y sin lugar para dormir excepto la oficina.

Casi de forma invariable significa ser menospreciado por los inversionistas arrogantes que asoman con media hora de retraso, sin preparación y que en lugar de decir “no” le dan rechazos con falta de compromiso como “invertimos en compañías más grandes.”

Significa mirar directamente a los ojos a los futuros empleados y convencerles de dejar la seguridad de sus empleos actuales, renunciar a todo y apostar todo por usted. Significa tener expertos en la prensa y en los blogs que nunca construyeron algo criticándole y señalando cada uno de sus errores. Significa mantenerse despierto toda la noche preocupado sobre como conseguir efectivo y tener un permanente nudo en el estómago todo el día por el temor de decepcionar a la gente que creyó en usted y que tengan razón los que dudaron de usted.

No me importa si tuvo éxito o fracasó, si es Bill Gates o un empresario desconocido que dio todo para que funcione y que no se rindió. Lo importante es si arriesgó todo, puso su vida en un hilo, hizo compromisos con los inversionistas, empleados, clientes y amigos, e intentó —en contra de todas las fuerzas del planeta que buscan derrumbar las ideas nuevas— hacer algo nuevo”.

miércoles, 8 de junio de 2011

7 beneficios que obtendrá delegando

Para ser exitosos debemos medir el costo-beneficio de cada actividad que realizamos. ¿Es realmente apropiado dedicar nuestro valioso tiempo a tareas administrativas y rutinarias que podemos delegar?

Por Victoria Miles


Según lo publicado por la VACOC, y por el US Small Business Administration, en promedio los profesionales independientes, emprendedores y dueños de pequeñas empresas dedican hasta 40% de su tiempo a realizar tareas administrativas rutinarias.

Idealmente, debiéramos dedicar el 80% del tiempo a realizar actividades que creen valor e incrementen los ingresos de nuestro emprendimiento.

Cuanto más tiempo le dediquemos a actividades como el planeamiento, la estrategia comercial, el marketing y el networking, y creando y brindando productos y servicios que generen ingresos, más crecerá nuestro negocio y nuestras ganancias!

7 Beneficios que Obtendrá Delegando

1. Más Energía: tendrá mas energía en la medida en que deje de hacer las tareas que no le gustan o no hace bien.

2. Más Tiempo: tendrá más tiempo para el trabajo energizante que lo apasiona y para disfrutar de su vida y los frutos de su trabajo.

3. Más Foco: evitara distracciones dejando de hacer trabajos que no debiera hacer como dueño de su negocio.

4. Más Productividad: en la medida en que este mas enfocado, estará mas productivo y efectivo, realizando mas cosas en menos tiempo.

5. Menos Stress: cuando logra realizar cosas y realmente esta progresando, su nivel de felicidad, energía y creatividad aumentara!

6. Una Base Más Sólida: estará creando e instaurando una base sólida para continuar con un crecimiento rentable de su negocio.

7. Mayores Ganancias: todos estos beneficios juntos son los ingredientes clave para generar mayores ingresos.

Fuente: Gestiopolis

lunes, 6 de junio de 2011

Las realidades del emprendedor

El emprendedor es aquel que está en peligro de extinción. Persona soñadora y que ve lo que otros no ve. Una especia de Jesús de Nazaret de lo profesional sin importar el ámbito. Las realidades del emprendedor pueden ser muchas pero todas nacen de un sueño y para cruzar una meta.


Por Manolo Carvajal


En una parte del ring hallamos a un ser soñador que intenta materializar sus sueños sin importar demasiado la recompensa económica a recibir, en la otra, al que intenta llegar al trabajo con un coche destacable y materializar el mínimo esfuerzo en valores monetarios. Hablemos de la calidad humana del primero.


Lo que lo define

Normalmente el emprendedor necesita un proyecto que enganche. Algo que le robe el sueño gustosamente y por lo que pierda el apetito; sensación casi similar al primer enamoramiento que siente un ser. Debe sentir cierto cosquilleo en el pecho al oír el nombre de su proyecto.

El emprendedor no tiene horarios, se autopone objetivos y excede las expectativas de los clientes. Sabe que su equipo es la estructura y el corazón de la empresa, la forma que su equipo responda es dándoles la responsabilidad que merecen y hacerles participes del éxito / fracaso del proyecto.

Habitualmente el profesional emprendedor consta de una gran ambición por hacer algo distinto y que destaque, pero jamás lo empieza con ese pensamiento; se deja llevar por su férrea convicción. Mi padre siempre dice: “cuando sabes donde vas, la gente te deja pasar sin más”.

Normalmente un proyecto capitaneado por una persona emprendedora tiene un periodo de tiempo que no es el previsto. Se podría decir que los emprendedores no tienen reloj ni conocen la salida del sol. Suelen ser más productivos que los compañeros pero también más desorganizados cronológicamente hablando.

Funcionan por metas no por horarios. Trabajan sin conocer lo que es la perdida de energía porque están disfrutando de cada clic de ratón, cada factura emitida; cada vez que ven un metro construido de su recorrido sonríen y esa es la mayor nómina que reciben, sin esperar un día del mes; la tienen enfrente.

Los emprendedores usan el temor como barómetro para medir su arte. Si no hay temor es que controlarán lo que hacen, no serán ambiciosos y lo harán a desganas. Diseñarán la táctica a seguir con un par de plumazos y el resto les irá saliendo como el que no quiere la cosa. El miedo debe estar unido a la victoria. El que no se emociona es porque no siente, si no siente el color de su camino es mejor que ni lo ante.

Ese risueño miedo va desapareciendo y dejando paso a la seguridad; con esa seguridad van importando menos los obstáculos o los imprevistos. Madurar en un proyecto te hace fuerte y con esa fortaleza puedes solventar todo tipo de errores y convertir esos hechos en virtudes.

Quizás la virtud que más se debe premiar de un emprendedor es la de no pararse a mirar a la competencia. Actuar desde el sentido común y la inteligencia. Sin más. No pierde el tiempo y sobre todo, no actúa en dependencia de otros; actúa desde el corazón y consigue sin pretensiones lo que desea para, más tarde, entregar a la empresa.

Mi opinión

El emprendedor es aquel que no se sienta y espera. Es ese que abre el periódico y no critica a todos los que salen. A un emprendedor le brilla el alma y no se enfada. En un atasco puedes ver a gente enfadada pero a emprendedor lo verás aprovechando el tiempo o intentando sonreír mientras busca ideas para lleva a cabo. ¿Eres emprendedor?

Fuente: Blog de Sage

miércoles, 1 de junio de 2011

¿Qué Significa Emprender?

Es común escuchar sobre los términos Emprender, Emprendimiento, Iniciar, Arrancar, Aventurarse, Abordar por mencionar las más comunes; sin embargo cuando pensamos en comenzar una actividad, negocio, tarea, etc., es inherente que este vaya relacionado con Riesgo, ya sea riesgo orientado a la dificultad que conlleva o al peligro por la falta de seguridad.

De ahí que relacionemos que Emprender algo no es una actividad sencilla. Si pensamos sobre esto, hay un elemento clave que protagoniza la realización de la obra:

El Emprendedor: Aquella persona que toma el riesgo y la aventura de empezar algo.

Mucho tiene que ver las características, cualidades, habilidades, la energía invertida de éste protagonista para cumplir con su objetivo. Tomando como premisa que en nuestras acciones se ve reflejado lo que somos.

Entonces este proceso se convierte en un proceso incluyente de relación directa. En traducir ese espíritu emprendedor en la ejecución de un plan de acción.

Y la satisfacción de llevarlo a cabo es mayor, cuando son nuestras propias ideas las que convertimos en negocios, y desafiar ese miedo constante al fracaso. Después de todo, el fracaso es sólo un resultado no esperado. El cual se puede cambiar con mejora y localización de errores cometidos.

Muchas son las cualidades y características que se menciona deben tener un Emprendedor o empresario. Y todas son igual de importantes, una de las más sobresalientes es la de la capacidad de transformar los problemas u obstáculos en oportunidades o campos de mejora, en mantener una actitud positiva y eliminar la resistencia-miedo al cambio.

Así como el emprender un negocio es un desafío, esta aventura es aplicable y beneficiosa para muchos ámbitos de la vida. ¿Depende sólo de ese espíritu emprendedor que el resultado sea exitoso? Es afirmativo que es un elemento clave, sin embargo el querer hacer y transformar nuestras ideas deseadas en realidad, en la búsqueda constante de satisfacción.

La tarea diaria entonces es educar a la mente, evitando esas censuras y preparándola para estar dispuesta al cambio, a tomar los riesgos y proponerse convertir los sueños e ideales en realidad.

Atrévete a fomentar tus iniciativas personales, comienza por la propia convicción de la propia eficacia. Si uno cree merecer lo obtiene.

Fuente: Articuloz