jueves, 31 de mayo de 2012

Cómo evitar el síndrome del pijama si trabajas en casa


Las nuevas tecnologías hacen posible que cada vez más y en un mayor ámbito de sectores sea posible trabajar desde casa. El teletrabajo como algo ocasional o los trabajadores autónomos que realizan su actividad desde el hogar pueden tener muchas ventajas, pero también inconvenientes si no sabemos organizarnos o tenemos la disciplina necesaria. Hoy vamos a dar algunos consejos para saber cómo evitar el síndrome del pijama si trabajas en casa.

Seguro que con esta descripción muchos os hacéis una idea de a qué me refiero. Como no tengo que salir de casa, me levanto, desayuno y enciendo el ordenador para ponerme a trabajar, y no necesariamente por este orden. No nos hemos cambiado de ropa y no hay discontinuidad entre la vida personal y la laboral, que se acaban mezclando. Esto no tiene nada de malo si somos capaces de llevar a cabo nuestras tareas.

La procrastinación es tu peor enemiga

Pero por lo general es fácil caer en la procrastinación y no acabar con el trabajo pendiente. Tenemos toda el día por delante, sin nadie que nos moleste o nos interrumpa, organizándonos de la manera que pensamos que es más eficaz y además nos ahorramos los desplazamientos al trabajo, ¿puede haber algo más cómodo? Pero lo cierto es que no funciona del todo así.

Tanto si trabajamos de forma habitual, o si tenemos la posibilidad de usar el teletrabajo para realizar parte del mismo desde casa, los criterios que deben regir nuestro comportamiento deben ser los de la productividad. Porque sino en lugar de ahorrar tiempo con desplazamientos, lo que haremos será acabar trabajando muchas más horas de las que lo haríamos si estamos en la oficina. Y en el caso del autónomo que trabaja en casa, acabar trabajando a todas horas, todos los días del año.

Esto por no hablar de los imprevistos. Al trabajaren casa eres un recurso fácil, para familia y amigos, para hacer gestiones. Como tu trabajas en casa puedes organizarte y es complicado decir que no. Con lo cual acabas dedicando muchas más horas de las que te gustaría a estas cuestiones, y lo que es peor, suelen ser en mitad de la mañana o la tarde, rompiendo tu ciclo de trabajo. Al final todo esto puede acabar en un problema de salud por no tener ni los descansos, ni las desconexiones necesarias para cambiar de chip mentalmente entre vida personal y vida laboral.

Hábitos que te ayudan a ordenar los horarios

El primer paso que debemos dar es establecer unos horarios. En principio vamos a buscar trabajar ocho horas al día. Pongamos un inicio de jornada a una hora determinada, unos descansos y sobre todo un fin. Si luego necesitamos echar horas extras veremos en qué circunstancias son necesarias y cuando no. Pero lo normal es tratar de establecer una jornada ordenada.



Establece tus rutinas una vez que hemos definido los horarios. Al igual que cualquier otro trabajador nos levantamos a tal hora, ducha, desayuno, nos vestimos y comenzamos la jornada de trabajo a la hora establecida, ni antes ni después. Si nos ha sobrado tiempo y todavía no es la hora de comenzar podemos leer un poco el periódico, redes sociales, etc.
Tener un espacio de trabajo en tu casa es básico. Si tienes la suerte de poder habilitar un despacho perfecto, sino puede ser un rincón en cualquier lugar de la casa, pero siempre debes tener claro que es tu espacio de trabajo. Tenerlo ordenado y limpio ayudará a concentrarte en la tarea.
Sal a trabajar. Puede parecer un contrasentido, pero lo cierto es que funciona. Antes de comenzar a trabajar sal a dar un paseo, con cinco diez minutos bastará. Si lo deseas toma un café en un bar. Luego vuelve a casa y comienza tu jornada. Es algo que psicológicamente nos ayuda a mentalizarnos para empezar el día de trabajo.
Haz pausas programadas. No estás en casa. Estás en el trabajo. No puedes o debes levantarte a la nevera para coger algo. Es necesario, como parte de nuestra rutina, organizar los momentos de pausa o descanso para tratar de ser lo más productivos posibles, pero no hacerlo cuando nos apetezca, sino cuando hemos concluido una tarea y antes de comenzar la siguiente. Lo mismo podemos decir si lo que vamos a hacer es navegar por Internet o las redes sociales.
Educar a la gente que está a tu alrededor: Es habitual que como estás trabajando en casa la gente de tu entorno, tu familia, te interrumpe en muchos momentos. Ya sabemos que las interrupciones suponen también un pérdida de concentración y es ésto lo que queremos mejorar. Lo mismo que si trabajamos en una oficina no entran para preguntarnos cualquier cosa banal, en casa tenemos que evitar esta interrupciones. Ya tendremos los momentos de breves pausas para que nos digan lo que sea. He conocido algún caso extremo en que el trabajador obligaba a su pareja a llamarle al móvil, o enviarle un mensaje si necesitaba algo.
Conclusiones

Alguno puede pensar que se tratan de soluciones, en algunos casos, muy drásticas. Son necesarias cuando nos damos cuenta que no distinguimos entre laboral y festivo, día o noche y vida personal y laboral. Aplicarlas en muchos casos no es tan sencillo, pero lo cierto es que funcionan. Y al final beneficia tanto al trabajador, que consigue establecer unas pautas de trabajo adecuadas, como a su familia, ya que dispone de un mayor tiempo libre para dedicar a la misma.

El objetivo es ser productivos en casa. Hacer que los beneficios que podemos conseguir por trabajar en casa no se diluyan por una mala organización, siendo menos productivos que si estuviéramos en un entorno profesional convencional.

Fuente: Blog de Sage

Te puede interesar: 15 tips para trabajar desde casa

lunes, 28 de mayo de 2012

5 Consejos para estimular la innovación


Dialogar con los clientes: 

Los clientes y demás públicos externos (comunidades, autoridades, sociedad) son una fuente inagotable de ideas para innovar, quizás la más importante. Ellos determinan el propósito final de la innovación. En este sentido, la atención al cliente puede ser el canal más valioso para identificar oportunidades inmediatas de mejoras y cambios, tanto en los productos como en los servicios. Si no se escucha con humildad a clientes, proveedores y comunidades, el proceso innovador se hace cuesta arriba. El hábito de escuchar con empatía y sin prejuicios es una pieza clave en las empresas para crear con sentido productivo y rentable. 



Los clientes internos: 

Para innovar debemos interesarnos y atender a empleados y colaboradores. Ellos necesitan estar bien capacitados y entrenados. Solo así llegarán a tener compromiso y lealtad, tanto con su trabajo como con la empresa. Invertir en la gente como fuente de innovación también implica brindar una compensación (salarial y emocional) acorde al desempeño, y un sistema de reconocimientos que sea transparente, valioso y significativo. Así mismo, un ambiente de trabajo positivo, inspirador, confiable y seguro es indispensable. La desconfianza y el miedo son enemigos de la innovación



Equivocarse no es fracasar: 

Para innovar es inevitable equivocarse. Quienes aspiren innovar no deben paralizarse por el miedo al fracaso. Por el contrario, deben sustituir esa palabra por la noción de aprendizaje y deben mantener una actitud positiva y constructiva frente a los obstáculos. Sobre todo, deben seguir intentando a pesar de los errores. El empresario y prolífico inventor norteamericano Thomas Alva Edison lo puso en estos términos: "No fracasé, sólo descubrí centenares de maneras de cómo no hacer una bombilla". 


La formación continua: 

La innovación no suele verse como resultado de un proceso de trabajo. Más bien se asocia con inventos espontáneos, producto de una "aliatoriedad". Pero la innovación requiere esfuerzo y constancia. Es el resultado del hábito y la disciplina para mantenerse alerta y flexible frente a los cambios que nos rodean cotidianamente. Y también es el compromiso de realizar cada día acciones dirigidas a mejorar, a corregir errores, y a explorar nuevas maneras de responder al entorno y sus retos con sentido de oportunidad y largo plazo. 


 Pensar junto a otros: 

"Dos cabezas piensan mejor que una" es un dicho tradicional que aplica muy bien cuando hablamos de innovar. Cuando trabajamos en equipo con sincero interés y atención a las ideas de todos sus miembros, se potencian las posibilidades de descubrir nuevas rutas y maneras de hacer las cosas. Aislarse para inspirarse no es una buena práctica, porque una idea se enriquece y se perfecciona con aportes diversos, plurales y variados. Hay creadores solitarios, pero son excepcionales. La innovación en equipo es sinérgica: su resultado es mayor que la suma de las partes. 

Si conviertes estos valores en parte de la cultura diaria de todos los departamentos de tu empresa, las capacidades innovativas de tu equipo de trabajo florecerá con más fuerza y rapidéz. Recuerda que innovar es una actitud y una disposición a mejorar, crear y prosperar.

Fuente:  Degerencia

jueves, 24 de mayo de 2012

Emprendedores pupilos y shakers


El emprendedor con personalidad de pupilo es aquel que es fácil de diferenciar de los demas desde la escuela, era aquel que cada vez que el maestro preguntaba algo era el primero en tener la mano levantada, es aquel que no le importa hacer cosas solo por llamar la atención de los demas, son personas que tienden a sugerir pequeñas mejoras tratando de destacarse y diferenciarse de los demas incluso auqnue en algunas ocasiones la cultura organizacional se oponga a ciertos cambios. Por la misma razón que tratan de destacarse no les importa si tienen que desempeñarse en start ups, microempresas, multinacionales u otras, lo que les interesa no es tanto el tamaño de la organización en donde están sino el papel que ellos hacen en aquella organización, allí es donde realmente se esfuerzan por ser diferenciados. No se puede decir que son innovadores radicales, pero ciertamente buscan ser lideres cultivando su marca personal, buscando mentores que conlleven a mejorar sus aptitudes, identificando colegas con talento y buscando la forma de aprovechar el talento de los demas

Por otra parte tenemos a los emprendedores Shakers, son aquellos emprendedores agitadores, descontentos con el status quo, que buscan cambios y no van a esperar a que otros los hagan. Es un emprendedor con coraje al cual los objetivos y metas lo motivan para hacer cosas cada vez mas arriesgadas e intrépidas, una de los “premios” que mas los motivan es la idea de desarrollar un legado de su marca personal siendo una gran influencia para otros, son aquellos que les encanta estar al frente de los proyectos de negocios, les gusta dar “push” a sus colaboradores y colegas para que las cosas se hagan mas rápido y sorprendente para el consumidor, ellos pueden generar mezcla entre riesgo y estrategia empresarial en casos llegando a ser algo arrogantes pero siempre bscando sorprender y hacer cosas llamativas, eso es un Shaker. Sé que muchos de nosotros hemos sabido de emprendedores Shakers como Steve Jobs o Thomas Edison, quienes siempre buscaban sorprender increíblemente a los demas, eso los motivaba de una forma asombrosa.

lunes, 21 de mayo de 2012

Emprendedor, 21 situaciones en las que no es recomendable innovar.


  1. Cuando esté seguro de su mercado no cambiará durante los próximos cinco años. 
  2. Cuando sus clientes son aún más conservadores que usted. 
  3. Cuando las viejas fórmulas siguen dando grandes resultados por muchos años, sin mayor riesgo. 
  4. Cuando la marca trae un exceso de negocios adicionales. 
  5. Cuando la urgencia de innovar está totalmente ausente. 
  6. Cuando usted no recibe el dinero y mano de obra para hacerlo. 
  7. Si su empresa está en una crisis a corto plazo. 
  8. Si su organización está trabajando a plena capacidad para satisfacer la enorme demanda de hoy. 
  9. Cuando todo el mundo dice que tenemos que innovar y nadie quiere ser responsable. 
  10. Cuando usted no tiene ni idea de lo que está buscando. 
  11. Cuando no hay necesidad de un negocio real y sólo es agradable de tener. 
  12. Cuando usted no sabe lo que está pasando en los clientes. 
  13. Cuando no hay apoyo de los jefes o superiores. 
  14. Cuando la gente en su organización no está preparada (aún) para romper sus hábitos. 
  15. Cuando la gente en su empresa es lenta y solo copia el trabajo de otros. 
  16. Cuando no hay visión sobre lo que se puede hacer en el futuro. 
  17. Cuando la planificación a largo plazo se traduce en los tres próximos meses. 
  18. Cuando todo el mundo teme el fracaso. 
  19. Cuando solo recibe ataques y burlas de los proyectos que propone. 
  20. Cuando los responsables de la empresa bloquean su trabajo. 
  21. Cuando tus últimas innovaciones son tan exitosas que debes darles tiempo para que sigan creciendo.
Fuente: Innovacion

jueves, 17 de mayo de 2012

Busca tu inspiración en las mejores empresas del mundo


¿Nunca te has preguntado cuáles deben ser las mejores empresas para trabajar? Quizás esta cuestión te ha rondado la cabeza más de una vez. Pues bien, a la revista americana Fortune le ocurrió lo mismo en su momento y decidió hacer un ranking llamado Fortune 500 donde, cada año, muestra cuáles son las mejores empresas para trabajar. ¿Quieres saber cuáles han sido las elegidas para este año 2012 y tener en ellas una gran fuente de inspiración? ¡Pues aquí las tienes!

Google

Es la mejor empresa para trabajar de la lista. ¿El motivo? Que sus más de 20.000 empleados no pueden estar más contentos. Y es que Google les ofrece en sus dependencias la oportunidad de jugar a bolos y a la petanca o de tomarse un café en cualquiera de sus 25 bares. Y todo ello gratis. Además, los empleados de Google admiran la cultura de la compañía, así como sus objetivos y la forma de tratarles. Y es que darles un buen trato a los trabajadores supone más motivación y más ganas de trabajar para ellos y, por tanto, muchos más beneficios para los empresarios.

NetApp

La empresa especializada en la gestión de datos y almacenamiento NetApp se ha colocado este año en el puesto número 6 de la lista Fortune 500 debido a que el año pasado una gran hazaña empresarial hizo que la compañía pasara de tener unos beneficios de 3.000,9 millones de dólares anuales a tener 5.000 millones, lo que hizo que sus empleados recibieran pagos valorados en hasta el 31 por ciento de su salario.

NuStar Energy

La empresa NuStar Energy, dedicada a la industria petrolera, presenta algunos datos sorprendentes: nunca ha despedido a nadie, paga el cien por cien de la prima del seguro de salud de sus trabajadores y, si ellos lo desean, pueden tomar prestado el avión privado de la empresa. ¡Todo un lujo para los empleados de esta compañía!

Devon Energy

Devon Energy, perteneciente también a la industria petrolera, decidió hace algunos meses mudarse a un nuevo edificio de 50 pisos, el más alto del estado de Oklahoma (Estados Unidos). Cuando se planificó cómo iba a ser este nuevo inmueble, la compañía se dedicó a preguntarles a sus empleados sus sugerencias y peticiones y ahora el edifico cuenta con una cafetería y una tintorería.

Intel

La compañía fabricante de chips Intel hace algo muy curioso, que es cambiar a sus empleados de puesto cada 18 o 24 meses para permitirles explorar nuevos campos. ¡Todo un ejemplo de motivación!

Y así podríamos seguir con una lista más que extensa de empresas que ya tienen su hueco en Fortune 500. Como ves, hay un aspecto fundamental que caracteriza a todas ellas: el cuidado de sus trabajadores, quienes, al fin y al cabo, son el pilar básico de toda empresa y los encargados de conseguir que todo funcione a la perfección. ¡Y es que con motivación y un buen trato se trabaja mucho mejor!

lunes, 14 de mayo de 2012

Los 8 mitos del emprendedor tecnológico


1. Complejo del artista

Mito: Los negocios tecnológicos de éxito se basan en la creación de productos y servicios originales, totalmente nuevos.

Realidad: Muchas EBTs de éxito lo han sido por hacer mejor lo que otros ya hacían.

A la hora de juzgar si el proyecto es prometedor, estos aspirantes a emprendedores tienden a obsesionarse con verificar si se trata de una aportación novedosa y original, como si de publicar un artículo en una revista de primer impacto se tratara. Pero la realidad demuestra que el mercado se fija poco en eso.

No estoy hablando de limitarse a copiar, sino de canalizar esa sed creativa hacia la búsqueda de nuevas conexiones entre piezas conocidas.

2. Entusiastas tecnológicos

Mito: Los clientes prefieren los productos y servicios más avanzados e innovadores tecnológicamente hablando.

Realidad: Los clientes quieren productos o servicios con los que vivir una buena experiencia, y quedar satisfechos. Buscan productoscompletos, y no perfectos.

El “entusiasta tecnológico” ama el cacharreo, la sofisticación, los artefactos, el lado más hacker y pasional de las invenciones. Y si desarrolla una solución rompedora y muy elegante desde el punto de vista técnico, tiende a sobrestimar su valor para el mercado, que funciona con parámetros muy distintos.

Geoffrey Moore, en su conocido libro “Crossing the Chasm”, habla de los “whole products”, o “productos completos” para referirse a aquellos que están diseñados de tal manera que generan un satisfacción completa en el usuario, porque contemplan todos los aspectos que influyen en la experiencia de uso o consumo (simplicidad, servicios de post-venta, plazos de entrega, garantías, formación, manuales de usuario, etc.)

Esto necesita de mucha empatía por parte del emprendedor, para realizar una observación profunda de las necesidades de los usuarios, incluyendo las emociones, hábitos de uso e incluso, los prejuicios. Esa actitud abierta, de poner el centro del proceso en un enfoque antropocéntrico, suele plantear dificultades a los científicos o tecnólogos que se adentran en el campo del emprendimiento, porque ambos mundos suelen responder a culturas muy distintas.

3. Personas vs. Ideas: El equipo promotor

Mito: La empresa no debe crearse mientras no se tenga una excelente idea de negocio, contrastada en todos sus aspectos en el mercado.

Realidad: El equipo promotor es más importante que la idea. El éxito empresarial “se hace camino al andar”.

Las ideas están sobrevaloradas. Incluso cuando se trata de una solución tecnológica sofisticada, que ha costado mucho conseguir. Es mucho más importante el equipo, ¡¡las personas!!, que la van a llevar del laboratorio al mercado, las que van a convertir el prototipo o dispositivo tecnológico en un producto o servicio que se use y se venda.

Si el equipo promotor es bueno, si están las personas que deben estar; la idea de negocio puede fallar porque el equipo sabrá cómo reformularla o encontrar nuevos caminos que conduzcan a un proyecto sostenible.

Como dice Jesús Encinar: “Es necesario que en el equipo fundador haya habilidades complementarias. Tres programadores pueden ser muy amigos pero es mejor si son: 1 programador + 1 financiero + 1 comercial”.

4. Perfeccionismo académico vs. Vocación de acción

Mito: El nuevo producto no debe salir del laboratorio de I+D hasta que esté perfecto, sin probabilidad de fallo alguno.

Realidad: La “oportunidad” es más importante que la “perfección”.

Éste es un problema típico en la creación de spin-off desde el mundo académico, y yo lo achaco a la “Cultura del Paper”, o sea, al rigor al que están acostumbrados los investigadores para poder publicar en las revistas de primer impacto, donde les obligan a demostrar cada hipótesis que proponen, porque es así como (afortunadamente) funciona la ciencia.

Pero el mundo de los negocios no funciona así. Está lleno de incertidumbre, información incompleta, tolerancia a la ambigüedad, y presión por el cumplimiento de plazos. Así que hay que andar ligeros y rápido. Si se te va la mano con el rigor, siempre llegas tarde.

Según mi experiencia, a los emprendedores tecnológicos les cuesta entender que pronto hay que salir del laboratorio a “patearse el mercado”. Que llega un momento, mucho más pronto de lo que ellos suponen, de sustituir el análisis y la planificación por la ejecución y la acción. Menos “estudio de gabinete” y previsiones teóricas, y más contacto directo con los potenciales clientes. Esto afecta también eltiming que consideran adecuado para desarrollar su plan de negocio.

No hace falta tanto exhaustivismo. Por el contrario, “se aprende a emprender emprendiendo, y eso exige foco, intensidad, tensar la cuerda, andar rápido, a costa de imperfecciones que la academia no perdona, pero el mercado sí.

5. Creatividad sin foco :dispersión

Mito: El negocio irá mejor mientras más amplio sea mi mercado-objetivo. Tengo que aprovechar todas las oportunidades que se me abran.

Realidad: Un negocio sin foco, sin una segmentación precisa, carece de identidad, y está perdido.

Los científicos y tecnólogos son tan creativos, que a menudo tienden a dispersarse. Les cuesta mucho decir que no a un desafío que sea intelectualmente atractivo. Eso que es una virtud en la academia, no lo es en los negocios, donde hay que centrarse para conseguir resultados dentro de las “ventanas de oportunidad” que te abre el mercado.

Las empresas que pretenden satisfacer las necesidades de todos, no satisfacen a nadie. Hay que saber gestionar el Innovation Funnel, poniendo el acento en procesos de filtrado y selección de ideas que consigan un equilibrio entre flexibilidad (variedad, creatividad, proyectos ad-hoc) y eficiencia (enfoque de catálogo, productos) para asegurar la sostenibilidad empresarial.

6. Comunicación: Rigorismo y exhaustividad del mensaje

Mito: Mientras más ventajas destaque de mi oferta, más atractiva será. A más exacto sea, más van a valorarlo.

Realidad: Los clientes aman la simplificación. En realidad, no son capaces de manejar más de tres atributos o ventajas en su decisión de compra.

Antes hablaba del perfeccionismo de científicos y tecnólogos para referirme a que se preocupan en exceso de controlar todo lo que hacen para evitar cualquier error. Esto se refleja también en la forma de comunicar. Tienden a creer que es bueno contar todas las ventajas de su producto y se esfuerzan porque “no falte ninguna” a la hora de hablar de él. Otra vez vemos aquí los efectos de la Cultura-del-Paper. Pero la comunicación empresarial no funciona así.

7. Tecnocéntricos

Mito: En el negocio de la tecnología, los gastos de I+D representan el 90% del valor total del producto

Realidad: El marketing se come el 90% del coste final del producto también en los negocios tecnológicos, por mucho que nos pese...

Aunque las proporciones pueden variar según el tipo del negocio y de clientes para los que trabaje la empresa; es bastante común que los investigadores y tecnólogos que se deciden a crear una empresa a partir de un invento o desarrollo técnico caigan en el error de pensar que “lo más difícil ya está hecho”, y entonces atribuyan un valor exagerado a su contribución, a la parte tecnológica, subestimando los costes que acarrea convertir el prototipo en un producto o servicio con éxito en el mercado.

Esta visión hace que en algunos casos el emprendedor tecnológico se resista a ceder control de la propiedad/gestión de la empresa, o exija quedarse con un porcentaje de participaciones que no es realista y hace muy poco atractiva la entrada de recursos y competencias complementarias que necesita el negocio para ser viable.

8. Indolencia con la marca

Mito: Mientras tenga clientes, para qué importa la marca. Debo entender que las grandes compañías exijan anonimato a sus proveedores, y yo estoy encantado/a de trabajar para ellas.

Realidad: No conviene nunca trabajar con “marca blanca”. Y si lo haces, plantéate cobrarlo caro.

Este es un gran problema en los negocios intensivos en conocimiento. Los emprendedores sin experiencia tienden a aceptar con demasiada facilidad las condiciones que les ponen las grandes compañías a las que les proveen de soluciones tecnológicas.

La marca es una fuente de poder a la hora de negociar con cualquiera, porque es la contenedora de la reputación de la empresa. Si trabajas siempre como subcontratista, en la “sala de máquinas”, desde el más profundo anonimato, no generas un efecto acumulativo que permita mejorar el precio de lo que haces.

Pero si somos realistas, hay que reconocer que cuando la empresa es joven, trabajar con marca blanca puede ser el único camino para acceder a grandes clientes. Pero lo que yo digo es que eso hay que negociarlo, no se puede dar por hecho, así como así. Si el cliente quiere que no aparezcamos con nuestra marca, que lo compense de algún modo. Tendrá que pagar un plus por eso porque nos está ocasionando un perjuicio.

Fuente: Emotools

miércoles, 9 de mayo de 2012

Cómo evitar la desesperación de un Emprendedor

Una de las preguntas que más me han hecho y en base a muchas experiencias tanto de otros como propias es ¿ Cómo evitar la desesperación en un emprendedor cuando las cosas no le están saliendo bien? y creo tener la experiencia suficiente para responder esta pregunta. Hay 4 palabras claves que son directamente proporcional a la "desesperación que un emprendedor siente cuando los planes de un negocio marchan mal y las cosas que tanto deseamos no las vamos logrando pese al inmenso esfuerzo  que ponemos para lograrlas. Estas palabras son  en orden de importancia :

1-     Paciencia

2-     Prudencia

3-     Perseverancia

4-     Puntualidad



La "Paciencia" es lo más difícil de conseguir cuando hay inversión que hemos hecho o préstamos que nos han hecho, se acercan los pagos pendientes , ya hemos puesto en marcha el negocio soñado y las cosas empiezan a salir mal. Somos seres humanos, Queremos con todas nuestras fuerzas que el éxito llegue pronto. Pero muchas veces (  pienso que la mayoría de las veces)  no hemos hecho las cosas correctamente. Por eso debemos "hacer ajustes"en nuestros planes de negocios. La paciencia no es fácil de lograr. La desesperación tiene a su peor enemigo en la falta de paciencia. En mi vida como emprendedor he visto muchas veces que "parecía que mi barco se hundía". Me faltaba muchísimas veces poner esa cuota de paciencia tan necesaria para afrontar los problemas. Les doy un secreto que la vida me fue enseñando cuando más paciencia necesitaba  y menos la buscaba. El gran secreto es:  cuando la angustia nos invade por falta de paciencia, "sálganse de la actividad que origina dicha angustia". Un buen partido de ajedrez, algún deporte, o incluso una simple caminata de unos 30 minutos es un buen remedio para entender mejor las cosas y después de esos minutos de relajación , tratar de ver otra perspectiva del mismo problema.


La "Prudencia"es una de las cualidades más difíciles de obtener cuando la desesperación nos toca.  Cometemos errores muchas veces infantiles en las decisiones que podrían llevarnos al éxito y por falta de prudencia un éxito seguro se puede convertir en un espantoso fracaso. La prudencia  tiene como un enemigo mortal  al "chisme"sobre todo si de negocios se trata. Una cosa es  tener amigos de juerga o amigos de familia o colegio, universidad, etc pero otra muy diferente es charlar con alguien de negocios para pedir o dar algún consejo  oportuno. Por ejemplo en mi empresa Ceateci se ha puesto un área de Chat para que la gente gratuitamente nos pida consejos sobre sus proyectos de pymes productivas industriales. Eso ha funcionado bastante bien tanto para el cliente  potencial como para nuestra empresa. Es decir dar para recibir. Damos consejos y a cambio obtenemos fidelidad de clientes, recomendaciones, felicitaciones, menciones,compras, etc etc etc.

La "Perseverancia" el gran arma secreta de un emprendedor consecuente. La mayor parte de emprendedores hacen su mayor esfuerzo y al poco tiempo abandonan el barco. Hay que recordar que la semilla debe ser sembrada en buena tierra, abonada, regada, cuidada de las pestes, etc y solamente así se logra que haya cosecha. Si uno siembra una semilla y la deja a su suerte es muy probable que dicha semilla no de frutos. Cuantas veces hemos sido testigos de ello en Ceateci. Clientes que tuvieron perseverancia alcanzaron sus metas y los que no la tuvieron en poquísimo tiempo fracasaron. Un error muy frecuente por falta de perseverancia es no hacer caso al viejo dicho""el ojo del amo engorda al caballo". Hemos sido testigos de clientes que empezaron muy bien su negocio, luego dejaban las directrices importantes y decisivas a personal que no estaba correctamente preparado y el resultado era fracaso a mediano plazo y quiebra inminente. "Y pensar que con un poco de perseverancia podían haber evitado el fracaso".

Finalmente la "Puntualidad" una cualidad que no se valora en su verdadera magnitud. Muchos clientes de un negocio valoran mucho esta virtud. Una entrega puntual de una compra realizada habla muy bien del emprendedor. Un retraso por la razón que sea es como un enfermedad que se va agravando cuanto mas retrasos se tengan. Dice un dicho que ser puntuales no es virtud de reyes. Pero hay que recordar que la mayoría de "reyes"solo son así por herencia de sus padres y no por ser emprendedores  o merecededores de ser nombrados así. Es decir el rey generalmente "nace"y no se hace. En cambio el emprendedor se hace . Es fruto de pujanza y no de herencia. Si un emprendedor forja un imperio económico no necesariamente sus hijos lo continuarán de forma acertada. Ser puntual  permite siempre que alcance el tiempo para corregir incluso cuando estamos ad-portas de hacer una entrega. Seamos puntuales y tendremos clientes para rato.

Fuente: Articuloz

lunes, 7 de mayo de 2012

Emprende tu negocio sin miedo a la competencia


“Es que ya todo está inventado”. Seguro que has oído esta frase más de una vez e, incluso, quizás, te la aplicas a ti mismo cuando otras personas te animan a que emprendas un negocio. Si es así, ¡quítatela de la cabeza!

Es cierto que hay una gran variedad de empresas en la actualidad, algunas de ellas muy originales y diferentes, pero esto no tiene que desanimarte. De hecho, a veces no hace falta una idea brillante para tener éxito. ¿Acaso no había ya tiendas de ropa cuando se inventó Inditex?, ¿no existían supermercados cuando apareció Mercadona? ¡Pues claro que sí! Lo que ocurre es que ellos han sabido encontrar ese punto diferenciador que les ha hecho convertirse en empresas de enorme éxito. ¿Quieres saber cómo tú también puedes conseguirlo? Aquí te damos algunos trucos. ¡Ánimo y a emprender!

No es imprescindible inventar

Hay muchos emprendedores que piensan que solo puede tener éxito un negocio totalmente innovador. Es evidente que la innovación puede hacerte tener un gran éxito, pero no es, para nada, imprescindible. A veces basta con coger algo que ya esté inventado y darle una vuelta. ¿Crees que no existían tiendas de café cuando apareció Starbucks? Pues claro que existían, lo que pasa es que esta empresa supo hacer algo diferente y convirtió el beber café en toda una experiencia para los sentidos. En la actualidad, ya hay más de 17.000 Starbucks repartidos por todo el mundo. ¡Busca ese punto que te haga ser excepcional!

Conoce a tus clientes

Conocer qué quieren las personas y qué necesitan es vital para que un negocio tenga éxito. Fíjate en Chris Stevenson, un entrenador que abrió un centro de fitness en plena crisis y en un lugar donde ya había multitud de gimnasios. Aún así, ahora su centro, Stevenson Fitness, es un gran éxito. ¿El motivo? Pues su cercanía, su confianza y el alejamiento del esnobismo que caracteriza al resto de centros de la zona. Y es que con su eslogan Your community, your gym (Tu comunidad, tu gimnasio) ha sabido ofrecerle a la gente lo que realmente quería y se ha convertido en un emprendedor de éxito.

¡No reduzcas demasiado!

Hay empresas que intentan diferenciarse de la competencia disminuyendo sus precios al máximo. Pero, ¿qué pasa después? Pues que muchas de ellas no pueden afrontar los gastos y, aunque tienen muchos clientes, acaban en la ruina por no poder pagar todos los gastos que conlleva su negocio. ¿Quieres mantener unos precios razonables y a la vez tener multitud de clientes? Una buena idea entonces puede ser ofrecer determinados servicios que otros no ofrezcan o incluir algo nuevo que te permita dejar los precios como están. Por ejemplo, hay algunas pizzerías que quieren subir el precio de sus platos pero, como saben que así perderán clientes, lo que hacen es aumentar el tamaño de sus platos de pizza y pasta para, así, poder subir un poco su precio pero ofreciendo, a la vez, un mejor producto. ¡Siempre hay una salida!

No tengas miedo de la saturación

En la actualidad, hay muchos mercados que ya están saturados, pero esto no es siempre una desventaja, ya que, si sabes cómo destacar por encima de ellos, convertirás tu empresa en una fábrica de oro, ya que, si hay muchos negocios dedicados a un mismo tema, es porque hay mucha demanda, y si hay mucha demanda hay también multitud de clientes, los cuales se pasarán a tu empresa si esta les ofrece lo que realmente quieren. ¡Diferénciate de los demás!

Como ves, no hace falta tener una idea totalmente rompedora para tener éxito; basta con encontrar ese pequeño punto que te diferencie de los demás. Añádele esto a mucha ilusión y esfuerzo y ¡serás un emprendedor de éxito!

jueves, 3 de mayo de 2012

69 Cosas que hay que saber antes de empezar una empresa


1.    Por lo general, ciertos tipos de colaboración no funcionan. Ninguna otra persona ni empresa va a vender tu producto por ti (a menos que esa sea su única forma de vida).
2.    Los "grandes contactos" no sirven de nada. Los padrinos no existen.Existen los amigos y existen comisiones, y ambos los tienes que conseguir tú sólo. Nadie está dispuesto a correr el riesgo de contratarte sólo por ser un "conocido de".
3.    Hay que buscar una relación entre el beneficio por venta y el volumen de ventas. Los extremos son muy complicados (muchas ventas con poco beneficio, o pocas ventas con mucho beneficio).
4.    Los grandes clientes son pocos, caros de captar, poco fieles y a menudo la rentabilidad por hora trabajada es muy baja (o nula).
5.    Si tu producto o servicio no se entiende, ¡cambia el mensaje ya! Formar al cliente (evangelizar) es DEMASIADO caro.
6.    Para vender es IMPRESCINDIBLE conocer muy bien el mercado y el producto.
7.    Tómate el tiempo que sea necesario antes de constituir. Las prisas están normalmente injustificadas y son malas compañeras de viaje.
8.    No hay mejor estudio de mercado que lanzar un producto, por verde que esté.
9.    Testea el mercado de la manera más rápida y barata posible. Elimina todo lo que no sea imprescindible. Se despiadado, pero no te atasques en esta parte.
10. En los negocios hay que buscar un producto para un mercado y no al revés.
11. El mercado es infinito (o casi). Testear un producto demasiado verde no acabará con tu fama o tu mercado.
12. Se excepcionalmente amable, educado y buen vendedor, pero protégete y no te olvides de buscar tu beneficio.
13. Primero convence, luego di el precio.
14. ¡Di el precio! No tengas miedo de hablar de precios, VENDAS LO QUE VENDAS.
15. Crea una reputación: colabora con asociaciones, consigue sellos de calidad, muestra tus títulos, utiliza testimonios, enseña fotos de producto o servicio y ofrece SIEMPRE garantía.
16. La innovación, una de dos, o en pequeñas dosis o completamente disruptiva. Es muy caro y difícil vender innovación.
17. Los clientes son más duros de convencer de lo que te puedas imaginar.
18. El precio casi nunca es la característica más importante en la decisión de compra del cliente
19. Haz todo pensando en un cliente que no sepa absolutamente NADA. Créeme, hay muchos de esos.
20. Automatiza procesos desde el día 1.
21. Automatiza el proceso de venta y hazlo rentable, ese día volverás a dormir bien por las noches.
22. Una burbuja te puede hacer contratar a personas que luego no puedes despedir o a comprar material que luego no puedes pagar.
23. Los amigos pueden ser o te pueden traer clientes, aprovéchalo, pero NUNCA trabajes directamente con ellos.
24. Se serio y formal. Si ofreces la calidad y cumples con las fechas de entrega que prometes ya estarás por encima del 95% de tu competencia.
25. Delega tanto como sea posible, se despiadado.
26. No te estreses lo más mínimo por los errores, son parte inseparable del proceso.
27. No molestes a la gente
28. Si no estás muy seguro de lo que vas a pedir, no llames ni pidas presupuestos.
29. Si no es IMPRESCINDIBLE, no llames, evita reunirte o pedir presupuestos.
30. Despedir a un mal cliente a tiempo es una gran ganancia.
31. No trabajes gratis.
32. Calcula tus costes con rigurosidad, sobre todo el de captación de cliente.
33. Crea contenido gratuito (blogs, conferencias, etc.)
34. No pidas subvenciones, cuesta menos esfuerzo ganar ese dinero trabajando que rellenando los papeles que te solicitarán.
35. Los planes de negocio no suelen servir para nada. Los de más de 20 páginas no sirven para nada seguro. Lo único útil es la estrategia de ventas.
36. Las áreas más importantes de una empresa, en orden, son: Ventas, Producto y Gestión.
37. El tiempo es la materia prima más cara.
38. No ofrezcas opciones al cliente. Las opciones paralizan la decisión.
39. Cierra rápido las ventas, tanto como sea posible. Ofrece un motivo para que la gente se decida ya.
40. Si eres más caro que la competencia no seas sólo "un poco" más caro.
41. Los clientes que van a las ferias suelen ser "clientes difíciles".
42. Cuando tengas oportunidad, aprovecha el contacto con el cliente para aprender a vender, aunque el tiempo consumido te lleve a pérdidas. Por el resto, minimiza el contacto necesario con el cliente para la venta. Automatiza el proceso y piensa en escalarlo.
43. Limita tu oferta de productos o servicios. Cuanto menor sea tu variedad menor serán tus costes, más experto serás en tu área y más ventas conseguirás.
44. No impongas siempre tu criterio. En áreas ajenas a tu especialización sigue más la opinión de otros expertos que la tuya propia.
45. Habrá personas que te repetirán preguntas con la esperanza de que cambies tu respuesta. No lo hagas.
46. El texto es más importante que el diseño (en la publicidad, en una web, …). Casi ningún adulto tiene criterio para juzgar un buen diseño.
47. Habla SIMPLE, incluso con profesionales. La mayoría de los comerciales y clientes utilizan vocabulario que desconocen. Si consigues que te entiendan mejor que a tu competencia habrás ganado un cliente.
48. En una conversación con un cliente, cuanto más escuches, mejor. Utiliza tu palabra casi únicamente para reconducir la conversación cuando se aleje de la venta.
49. Cuanto más escribas en tu publicidad más clientes conseguirás.
50. Actúa desde el sentido común, no hagas algo simplemente porque lo hagan la mayoría.
51. La competencia también se equivoca, y mucho.
52. Evita hacer negocios con tontos, más pronto que tarde pensarán que les quieres engañar.
53. No te desesperes por atender clientes, está bien que vean que estás ocupado.
54. Da plazos de entrega largos.
55. No tienes por qué atender a todo el mundo (y de hecho no podrás).
56. En ciertos momentos puede ser mejor rechazar clientes que contratar más gente.
57. Se egoísta con tu tiempo.
58. Si vendes servicios, paquetiza. Evita todo lo que funcione "bajo presupuesto". Elaborar presupuestos es una de las cosas más caras que hay.
59. Busca la recursividad del cliente desde el día 1 y cuando descubras cómo hacerlo cuéntamelo.
60. Vende activamente, que "no te compren".
61. Si cuentas con pocos recursos, el único objetivo de la publicidad debe ser conseguir VENTAS. Haz sólo marketing directo, o a menos que tengas un buen presupuesto para crear marca, no servirá de nada.
62. Es mejor acertar que equivocarse, pero cuidado, porque si aciertas mucho te creerás en posesión de la verdad.
63. Por motivos que no alcanzo a comprender, hay preguntas que los clientes no quieren contestar completamente. En esos casos, después de que el cliente ya haya contestado, manténte en silencio. El 99% de las veces acabará dando más información de la que necesitas.
64. Establece unas tarifas honestas y no las negocies, no hay nada que produzca mayor desconfianza en el cliente que que estés dispuesto a negociar tus tarifas. Además, los clientes que entran a negociar son los peores clientes.
65.  Antes de reducir el precio prueba a ofrecer más por el mismo precio. Normalmente, una reducción de precio no tiene marcha atrás.
66. Si quieres pedir un favor, pide primero uno muchísimo más grande. Tan grande que sepas que no te lo van a conceder. Después pide el favor de verdad.
67. Conoce a toda la gente que puedas, ve a eventos y cursos. Los negocios se hacen conociendo a gente, hablando con gente y estando con gente.
68. Los clientes que más dinero dicen tener no tienen ni un duro,sólo lo dicen para excusarse. Los clientes que de primeras dicen no tener dinero ya están convencidos de que van a comprar. Los negocios son como una partida de póquer.
69. Cuando tus tarifas son honestas y acordes a la calidad de tu producto, los clientes que eligen otra opción más barata siempre vuelven.
 Fuente: Puromarketing